Neo Club Press Miami FL

Un balluqui innombrable

 Lo último
  • A propósito de Pilgrim Souvenir   Este disco de AdriáNomada es un perfecto antídoto para una época tan necia como la presente, caracterizada por la búsqueda del rendimiento inmediato y las angustias cortoplacistas del voluble...
  • La piel de Michael Jackson   Ocurrió el 27 de enero de 1984. Michael Jackson filmaba un comercial para Pepsi Cola en el Shrine Auditorium de Los Ángeles cuando, durante la sexta toma del rodaje,...
  • La llave, el reguetón y la carroña   Hay una enorme disparidad numérica entre los que ahora reclaman enardecidos que le quiten las Llaves de Miami al dúo Gente de Zona y los que no dijeron nada...
  • Video: Nieto de Castro con Gente de Zona y los Yankees   El nieto y guardaespaldas del gobernante cubano Raúl Castro, Raúl Guillermo Rodríguez Castro, alias ‘El Cangrejo’, apareció este miércoles bailando reguetón con el grupo Gente de Zona, y portando...
  • Bebo Valdés, la música en el exilio   De Bebo Valdés, uno de los pianistas más importantes que ha dado Cuba, uno de sus grandes músicos de todos los tiempos, apenas si se habla en las calles...

Un balluqui innombrable

Un balluqui innombrable
Septiembre 17
03:33 2016

 

Ahora que el reguetonero Osmani García “se queda” en Miami –ya casi nadie se queda en realidad, sino que obtiene una residencia y regresa–, y luego de sucesivos escándalos protagonizados por el músico en los últimos meses en Estados Unidos, actualizo este artículo mío de diciembre de 2011 que había perdido indexamiento con los cambios de plataforma en Neo Club Press. Ha corrido mucha agua bajo los puentes desde entonces, pero el último párrafo me parece divertidamente premonitorio:

Al cancerbero de la cultura cubana, Abel Prieto, no le hace ninguna gracia el “Chupi Chupi”. A los cuadrados y grises funcionarios del PCC y el periodismo cubano, no les gusta ni un poquito el “Chupi Chupi”. Ni siquiera al presidente del Instituto Cubano de la Música, Orlando Vistel, para quien el reguetón de Osmani García constituye un “horrible ejemplo” de chabacanería que se coló “por una fisura” del entramado radiofónico oficialista, el único que existe en Cuba.

Pero remember. Persiguieron como al Diablo al cristianismo y a la religión en general. Separaron a la familia cubana, a los padres de sus hijos y a los maridos de sus mujeres. Intervinieron los colegios católicos y privados. Fomentaron el matrimonio ligero, la interrupción del embarazo y una furiosa promiscuidad. La intimidad, el recato, comenzaron a verse sospechosamente antediluvianos en la Isla, donde cualquiera se casaba para hacerse con una caja de cervezas y se divorciaba al día siguiente, mientras fulanito entraba en la vida de menganito con la voluptuosa familiaridad de un reptil en un estanque. He sabido de mujeres cubanas con diez y doce abortos a cuestas. Yo mismo fui hijo de un padre de 16 años. Los adolescentes fueron enviados a escuelas en el campo donde permanecían 6 de los 7 días de la semana, tan lejos de sus mayores y tan a merced de desconocidos frecuentemente pederastas que floreció hasta el suicidio. Y ahora pretenden, cincuenta años después, que la sociedad cubana se comporte como un batallón de monjas en un convento de clausura.

Demasiado tarde. Hace rato que en Cuba, parafraseando la letra de García, se formó irreversiblemente el balluqui (cosa que, visto lo visto, uno prefiere ampliamente a la hipócrita uniformidad de la escolástica verdeolivo). Con lo que haber retirado el “Chupi-Chupi” de la nominación a los Premios Lucas de videoclips cubanos sólo ha contribuido a ridiculizar todavía más el conservadurismo castrista, tan surrealista en el ámbito de la actualidad insular como una jirafa en un gallinero.

“Dame un chupi-chupi, que yo lo disfruti/ abre la bocuti, trágatelo tuti/ Dame un chupi-chupi, dale ponte cuqui / y apaga la luqui, que se formó el balluqui”. Resulta tan penosamente infantil la reacción del oficialismo ante el estribillo, que uno incluso no se asombra cuando alguien te sugiere que los ataques al “Chupi Chupi” podrían formar parte de una suerte de operación publicitaria encubierta, destinada a hacerle “la gira fácil” a Osmani García en Miami y Estados Unidos. Cualquiera sabe. Parafraseando esta vez a Lezama, Cuba es un balluqui innombrable.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami