Neo Club Press Miami FL

Un café nada amargo con Rafael Vilches

 Lo último
  • La última conquista de los generales   Finalmente ocurrió lo que se esperaba desde hace años: las autoridades del régimen han resuelto acabar con el más reconocido y frecuentado mercado de libros de La Habana. Luego...
  • Otro desembarco judío prohibido en La Habana   Cuentan que con su novela Nuestra señora de París, Víctor Hugo convenció a los parisinos sobre la necesidad de impedir la demolición de Notre Dame, patrimonio artístico de la...
  • Dossier: José Abreu Felippe   La serie Cuadernos Monográficos que publica la Editorial La Gota de Agua, en Filadelfia, Pensilvania, ha editado su dossier número 4, en esta ocasión dedicado al poeta, narrador y...
  • Cuando leer es como tomar un laxante   De modo que la biografía de Raúl Castro ha sido el libro más comprado en Cuba durante el año 2016. Es lo que afirma el Instituto Cubano del Libro,...
  • Juan Abreu rescata los rostros de los fusilados en Cuba   La exposición del escritor y pintor cubano Juan Abreu ‘1959’, un centenar de retratos de cubanos fusilados por el régimen actualmente en el poder en la Isla, fue inaugurada...

Un café nada amargo con Rafael Vilches

Rafael Vilches y Waldo González en Art Emporium

Un café nada amargo con Rafael Vilches
agosto 07
21:45 2016

 

No recuerdo cuántos años atrás conocimos Mayra y yo al poeta Rafael Vilches en Holguín, durante una de las Ferias del Libro celebradas en Cuba.

Mas sí recuerdo que, apenas intercambiamos las presentaciones de rigor, nos percatamos de la bonhomía del poeta bayamés, con su sonrisa de hombre “bueno, en el buen sentido de la palabra” —para decirlo con el grande Antonio Machado—. Percibimos su afable y firme carácter, confirmado a diario en nuestra oprimida patria, donde el valeroso Vilches enfrenta la tiranía de los malditos Castro jugándose la vida, como muchos otros valientes luchadores contra el régimen de oprobio que usurpa nuestra patria desde hace más de medio siglo.

Por ello, apenas nos reencontramos después de tantos años, en el Festival Vista, nos dimos un cálido abrazo, demostrándole mi afecto y admiración. Vilches, en medio de la compleja existencia cubana —donde vive a trancos entre provincias y ciudades esquivando a los represores—, escribió los hermosos poemas de su más reciente cuaderno Café amargo, coeditado por dos colegamigos en sus respectivas editoriales: Armando Añel, de Neo Club Ediciones, y Modesto (Kiko) Arocha, de Alexandria Library.

En su breve pero intensa introducción al volumen, otro colegamigo por partida doble (pues, como yo, es poeta y periodista), Luis Felipe Rojas, muy bien afirma: “Café Amargo es un libro para traer el ánimo al cuerpo, para esperanzarse de que son tiempos de poesía, que los poetas (sobre) viven. Después de tantos vuelcos y maromas para juntar palabras, Vilches se nos aparece con un poemario de amor”.

Cierto. Porque a pesar de su tan difícil vida en la asimismo compleja existencia cotidiana de nuestra pisoteada Cuba, Rafael Vilches nos ofrece a todos sus apasionados poemas de amor. Con ello corrobora, una vez más, no solo su bonhomía, sino además su pasión vital, su caudal de amor, su generosidad.

rafael vilches y waldo

Porque leer los textos amatorios de Rafael Vilches constituye una lección de vida que me recuerda al más grande cubano del que el castrismo ha querido apropiarse, falseando su gran pensamiento humanista y libertario.

Sí, no pocos de sus versos me evocan al José Martí que, desde el exilio newyorkino, le escribe a su amado y lejano Ismaelillo diciéndole verdades como estas: “Hijo, espantado de todo, me refugio en ti. Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud, y en ti”.

Y es que no poca afinidad distingo en la heroica actitud de ambos poetas, a pesar de épocas distantes y distintas, como de sus respectivas personalidades, pero cercanas por su condición de exiliados: Martí, solo, lejos de su hijo en la helada New York, y Vilches, también solo y lejos de sus hijos en el peligroso insilio de la Isla.

Y ya concluyo, porque aquí vinimos a escuchar los hermosos poemas de amor de Rafael Vilches, con quien degustaremos su nada amargo café.

Vilches, tuya es esta acogedora Casa-Galería de Vivian Pérez donde contigo recordamos a su padre: el gran humorista y también opositor Leopoldo Fernández, quien al inicio de la mal llamada Revolución estuvo preso por su rechazo al maldito castrismo.

Por fin, querido poetamigo, como escribes en tu poema “Invocación”, con la magia de tus versos ilumina la noche protectora en este recinto de libertad, arte y poesía.

Palabras del autor en la lectura de poemas de Rafael Vilches en la Art Emporium Gallery, en La Pequeña Habana, de la artista plástica y profesora universitaria Vivian Pérez, hija del destacado humorista cubano Leopoldo Fernández. Jueves 4 de agosto de 2016, a las 8 y 30 de la noche.

Sobre el autor

Waldo González López

Waldo González López

Poeta, ensayista, crítico teatral y literario, periodista cultural, es graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios, 6 libros de ensayo y crítica literaria, diversas antologías de poesía, décima y teatro, desde su arribo a Miami (2011) ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor del 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012, colabora con las webs teatroenmiami.com (Miami), Encuentro de la Cultura Cubana (España), Palabra Abierta (California), el Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), el blog Gaspar El Lugareño, la revista bimestral y digital Otro Lunes y la digital y en formato de papel Baquiana, por cuyas Ediciones Baquiana publicó en 2015, y en su Colección Poesía, su antología “Trazo estos signos en la arena”.

Artículos relacionados

1 comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami