Neo Club Press Miami FL

Un escritor de la Plaza de Armas

Un escritor de la Plaza de Armas

Un escritor de la Plaza de Armas
julio 25
13:57 2014

Siete historias habaneras constituye la ópera prima de un narrador que dará mucho que hablar en los próximos años, y Neo Club Ediciones se congratula por la primicia. Con este libro de relatos Augusto Gómez Consuegra establece el precedente de una narrativa precisa, frecuentemente matemática, cuyas derivaciones recrean la frescura de los mejores cultivadores del género en el mundo anglosajón. Parece como si el autor pensara en inglés y escribiera en castellano y, sin embargo, también frecuenta estas historias el hálito de una fina poesía.

Una narrativa demostrativa por lo poderosa. Este es un libro que ahonda en una nueva perspectiva de la literatura insular, la de los autores que crecieron al margen de la cultura oficial en Cuba y ahora, en el exilio, llevan a vías de hecho el concepto de la libertad como oportunidad. Recuerdo las interminables tardes en la habanera Plaza de Armas, vendiendo libros de uso, que compartimos un pequeño grupo de escritores cuya seña de identidad común más importante, creo, fue la de haber acumulado, o estar acumulando, una obra sin el apoyo de las instituciones establecidas. Inédita no solo por la inseguridad veinteañera, o por las dificultades relacionadas con la precariedad de los suministros de imprenta o la censura, sino porque algo en ellos mismos les impedía adentrarse con agudeza en el mundillo editorial, o cultural, oficialista. Una especie de alejamiento erógeno. Entre estos escritores estábamos Tony Cuartas, Ariel León, Armando Valdés Zamora, Damián Viñuela  –estos dos últimos de pasada por el parque en ciertas épocas–, yo mismo y Augusto Gómez Consuegra. Me refiero, fundamentalmente, al tercio central de los años noventa, y por supuesto a autores sin libros publicados. Otros escritores con libros publicados en Cuba en esos años, o con anterioridad, también vendían en la Plaza y compartían con nosotros el frondoso hábitat de la conversación.

Me detengo aquí para citar al propio Augusto: “Vender o tratar de vender los libros no era más que un pretexto para atiborrarse de literatura… No quisiera hablar por los demás, pero creo que dentro de cada uno de nosotros había un escritor ya hecho que sólo esperaba su oportunidad”.

Ya concretamente en el plano literario, Siete historias habaneras, como el título indica, recrea igual número de relatos en La Habana de finales del siglo pasado, aunque los dos primeros cuentos del libro no se desarrollan propiamente en el presente, sino en un hipotético futuro de la ciudad, es decir, bordean la literatura fantástica o futurista. Historias de policías y ladrones, de amantes y maridos, de exiliados e insiliados, de chulos y prostitutas siempre enmarcadas en la decadencia de una capital indigente, pero a las que la contundencia del hecho narrativo imprime carácter excepcional. Aquí el narrador es un orfebre que ejerce de cirujano.

Es para nosotros un placer y un lujo, por fin, publicar a Augusto Gómez fuera de Cuba, y nada menos que en Miami. No solo por la relevancia intrínseca de este libro suyo y de los que vienen en camino –dos novelas que harán las delicias del público–, sino porque el hecho mismo rescata lo mejor de aquellos días detenidos en el tiempo, en la vieja Plaza de Armas. El espíritu de la independencia creativa convertido en rigor. Gracias por la oportunidad.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Odaliska
    Odaliska julio 25, 17:27

    Buenisimo el libro , muy diferente a lo q estamos acostumbrados a leer , del tema de la revolucion .., esperamos las proximas publicasioned

    Reply to this comment
  2. LLK
    LLK julio 26, 14:41

    obra señera…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más
  Carlos Alberto Montaner

José Martí, arte y estética

Carlos Alberto Montaner

La voluntad ética de José Martí afectó su temperamento artístico. La zona más revisada de su pensamiento es, precisamente, la que determina su concepción artística. No voy, por lo tanto,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami