Neo Club Press Miami FL

Un joven llamado Fidel Castro

Un joven llamado Fidel Castro

Un joven llamado Fidel Castro
abril 20
22:50 2015

La historiografía oficial revolucionaria no ha traspasado, con frecuencia, los límites de la etapa del Castro colegial. Sus indagaciones y menciones se reducen a alguna parrafada de Marta Rojas o a escasos testimonios de Alfredo Guevara y Baudilio Castellanos, por ejemplo. Cualquier acercamiento al período comprendido entre 1945 y 1950 ha sido abordado desde la mitificación egocentrista. La figura del máximo líder ha sido ensalzada y su pedigrí edulcorado en aras de proveer a Castro de un aura de dirigente eterno que no corresponde a la verdad.

Destacan dos aspectos principales en el falseamiento del pasado universitario de Fidel Castro: el proveedor y el escatimador. Por un lado se inventan y adicionan títulos inexistentes e influencias más que exageradas. Por otro se omite el vínculo con porras políticas gangsteriles. Es, a todas luces, un blanqueamiento histórico del pasado. La realidad es que el Castro de la época de Grau y Prío Socarrás nunca destacó como líder universitario. Su nivel de influencias sobre amigos y colegas fue, en el mejor de los casos, limitado. Era percibido, sobre todo, como alguien vinculado a grupos violentos que buscaban el poder político mediante el uso de la fuerza y la intimidación. Numerosos testimonios confirman estos hechos.

El propio Castro, en discurso en el aula magna de la Universidad de La Habana, muchos años después de su triunfo político, explicaba cuál era el ambiente que predominaba en la colina del Vedado a su arribo allí, proveniente del colegio de Belén:

“La Universidad estaba dominada por un grupo estrechamente vinculado al gobierno de Grau San Martín. Desde que ingreso, el primer año, observé un ambiente de fuerza, de temor y de armas. Había una policía universitaria totalmente controlada por grupos aliados al poder. Era un baluarte en manos del gobierno corrompido. Los dirigentes principales de la Universidad tenían también puestos, cargos, prebendas y todos los recursos del gobierno. Coincidiendo con ese periodo surge la rebelión de Chibás contra los auténticos, que terminaría con la fundación del Partido del Pueblo Cubano, o Partido Ortodoxo. Al llegar a la Universidad, ya existía ese incipiente movimiento”.

Castro no aclara, por supuesto, que el grupo “estrechamente vinculado al gobierno de Grau” estaba conformado por estudiantes y funcionarios que giraban en torno al presidente de la FEU (y luego director de deportes a nivel gubernamental) Manolo Castro, todos ideológicamente identificados con una izquierda extrema y muy nacionalista. El propio Fidel, durante todo el primer año de su carrera, intentaría formar parte del llamado Movimiento Socialista Revolucionario, en el que sobresalían las figuras de Manolo, Rolando Masferrer y del comandante de la policía Mario Salabarría.

Es cierto que en aquel entonces en la Universidad predominaban los afanes anárquicos- revolucionarios. Todo estudiante que se respetara y que tuviera ambiciones políticas debía de cargar un arma y debía de simpatizar con algunos de los grupos gansteriles que se disputaban el alma (y los votos) del resto de los educandos. Castro, que en aquel entonces sólo ambicionaba ser un líder universitario conocido y respetado, coquetearía tanto con el Movimiento Socialista Revolucionario (MSR) como con su rival, laUnión Insurreccional Revolucionaria (UIR).

Desmitificar al Castro incipiente es una tarea aún pendiente que deberá ser asumida por aquellos que pretendan hacer lo justo dentro de la historiografía de la isla: situar las cosas en su justo lugar.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Rafael Piñeiro López

Rafael Piñeiro López

Rafael Piñeiro López, escritor y poeta, es Doctor en Medicina por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (1994) y Médico Cirujano por la Universidad de Chile (1998). Ha sido articulista en diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Además, es Diplomado en Gestión Pública y Medios de Comunicación (Universidad de Chile), Diplomado en Moral y Espiritualidad (Universidad Católica de Chile), Diplomado en Políticas: Desarrollo y Pobreza (Universidad Católica de Chile) y Diplomado en Responsabilidad Social. (Universidad Católica de Chile). Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami