Neo Club Press Miami FL

Un libro dulce y útil

Un libro dulce y útil

marzo 08
15:31 2011

6664Lo primero que llama la atención del lector en De Ceca en Meca es el título de resonancia árabe. La Ceca era el troquel donde se acunaba la moneda, y Meca la ciudad sagrada; esta voz pasó al habla popular en España con el significado de “ir de allá para acá un poco alocadamente”.

En efecto, esta es una de las características básicas de este volumen publicado en el 2010 por la editorial Betania en Madrid, porque el autor, Gabriel Cartaya, va de acá para allá y toma muy diversos temas, espacios y personajes.

Hay cuentos dedicados a la iniciación de niños y adolescentes, otros se dedican a la guerra, algunos al amor, y hay uno dedicado a José Martí.

Entre los dedicados al aprendizaje puede citarse La mula blanca de Pepe Sabino, hermoso cuento que alude a la graciosa e ingenua interrogación del niño ante el mundo. Esta interrogación no pierde de vista la real aprehensión de la realidad. Lo más significativo en este caso es que la narración se sostiene desde la conciencia modelizante del niño y en ningún momento se rompe la armonía del texto, de ahí la magia de este tipo de relato donde un narrador infantil tiñe el discurso con todas sus posibilidades de fabulación, sus dudas y su poesía.

Esta manera de asumir el relato está vinculada con un lenguaje sin falsos eufemismos, que llama a las cosas por su nombre. Es este lenguaje precisamente el que le otorga una autenticidad significativa a estos cuentos, porque responden a la sicología de este tipo de personaje y a su manera de asumir el mundo. Cuentos como La mula blanca de Pepe Sabino y De perros reclaman que el  lector abandone la mirada prejuiciada o mojigata y los enfrente con una mente abierta si quiere disfrutarlos plenamente.

Hay un sector del libro que es encomiable. Me refiero a los cuentos dedicados a la guerra de Angola. Si en los textos comentados líneas arriba no se tiene como objetivo buscar lo trascendente, en los de tema bélico sí hay una proyección que trasciende a los personajes y las situaciones en que se desenvuelven, y llega profundamente a lo humano.

Gabriel Cartaya estaba dentro de la guerra, tenía la experiencia vivida, lo que le permitía manejar información de primera mano. Para lograr una visión lo más eficaz posible, necesitaba distanciarse un poco. En su estudio sobre el  norteamericano  Ulysses Grant, Jose Martí, al realizar un balance de la guerra, comenta: “Las guerras han de verse desde las nubes”. Cartaya conoce este procedimiento y por ello está  a la vez dentro y fuera del campo de batalla, es testigo directo y al mismo tiempo se remonta a las nubes para, desde lejos, valorar el complejo proceso de la guerra. Es esta dualidad la que le permite mostrar episodios y logra extraer de ellos una médula trascendente del comportamiento humano.

El autor no trata de contar la guerra, si bien es un excelente investigador. Su objetivo es mostrar cómo la guerra actúa sobre los hombres en momentos en que se ven obligados a tomar decisiones límites. En este punto me atrevo a sugerir al autor que escriba más sobre la guerra, porque estoy seguro que tiene todavía muchas historias que contar y lo más importante: conoce muy bien el tema y como expresarlo.

Salto a la dicha grande es un cuento que muchas personas hemos esperado. La figura de José Martí ha sido estudiada desde diferentes ángulos, pero la mayoría de los acercamientos han estado en función de sus ideas humanísticas, políticas, pedagógicas, de sus características como escritor. Sin embargo, aquí se trata de llevar a la ficción la figura martiana y despojarla de una estricta visión histórica o literaria, enriquecerla con la corporeidad que otorga la literatura. Obviamente, hay en el cuento un apego a la historia en lo referente al escenario, a los personajes históricos que rodeaban a Martí; pero todo ello está dado desde una dimensión  artística que permite al autor bucear en posibles sentimientos martianos. Se ubica a la figura martiana en lo que pudo ser a través de una historia creíble. De lo anterior resulta una imagen de Martí interesante, más humana; los diferentes perfiles de su rica personalidad están singularizados en un hombre que ama y siente como todo el mundo.

El poeta latino Horacio decía que la literatura es dulce y útil. Leyendo De Ceca en Meca he vuelto a recordar esta frase porque he sentido la utilidad de estos cuentos a la vez que la  dulzura, o sea, el goce estético que proporciona el deleite de la lectura. Estoy seguro de que a muchos lectores les sucederá lo mismo.

 

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: