Neo Club Press Miami FL

Un país de gente sentada

 Lo último
  • Felicidades desde el mundo que nunca se acaba   Como dije hace doce meses de 2015 –vuelvo y repito–, 2016 ha sido un año realmente sorprendente, lleno de situaciones y giros inesperados, que han agrandado considerablemente nuestra experiencia...
  • Las heces de la utopía revolucionaria   La mayoría de los habaneros parece coincidir en el criterio de que nunca antes se vieron tantos adolescentes, jóvenes y hasta niños enajenados en las calles de la ciudad....
  • Castro For Ever   La esencia del poder soviético nunca se asentó en el dominio de una familia, sino en el rígido control del Partido Comunista y sus cruentas purgas intestinas, como ente...
  • Escoltas para los nuevos ricos cubanos   En La Habana de hoy, si eres un músico popular de ranking o cualquier otro tipo de hombre de éxito que mueve dinero (da igual si es lícito o...
  • Ecología y tiranía: riman pero no armonizan   Innumerables, y de amplio conocimiento público, son las catástrofes ecológicas ocurridas en Cuba durante los últimos decenios. Desde el arrasamiento de los árboles frutales que tuvo lugar en la...

Un país de gente sentada

Un país de gente sentada
abril 26
18:44 2016

 

Lo que se ha impuesto en Cuba en el último medio siglo, más que el socialismo, que el castrismo, que el totalitarismo, ha sido el arquetipo irresponsable. Para triunfar, dicho arquetipo debía fermentar por un tiempo en la estructura totalitaria, es verdad, en los mecanismos de control propios del sistema que lo haría viable antropológicamente hablando, pero ya existía. Solo que a partir del advenimiento de la llamada “revolución cubana” alcanza categoría, masificándose e imponiéndose.

La salida hacia el exilio de las clases vivas –responsables– del país a partir de 1959, constituye el pistoletazo de arrancada de la carrera hacia la consolidación del arquetipo irresponsable en Cuba, que comienza paulatinamente a hacerse mayoritario, y luego aplastantemente dominante. Hasta entonces, el arquetipo responsable –el individuo que se ocupa de sí mismo y de los suyos, que progresa— había predominado sociológicamente, al menos en la política, la economía y los medios de difusión masiva. Solo hay que echar un vistazo a la publicidad pre-castrista, en la radio, la televisión, el cine y la prensa plana, para comprobarlo. El triunfador era el arquetipo. La clase media pujante. El individuo imponiéndose a la circunstancia. Todo ello cambia drásticamente con el arribo al poder del arquetipo del fracasado: Fidel Castro.

El fracasado –estudiante fracasado, marido fracasado, padre fracasado, abogado fracasado, político fracasado, exiliado fracasado e incluso asaltante de cuarteles fracasado– llega al poder e implanta, consistente con su experiencia vital, el arquetipo irresponsable. Por supuesto, todo fracasado es un irresponsable y todo irresponsable, un fracasado. De manera que durante casi 60 años puede contarse la historia cubana como una sedimentación y consolidación del arquetipo irresponsable, de la cultura del fracasado, mientras las clases vivas, responsables, abandonaban la Isla. Lo definía así una amiga de un amigo que recientemente visitó Cuba: “Es un país de gente sentada”. Gente sentada que espera cualquier cosa menos sentirse mal, culpable, por permanecer sentada. Por eso el responsable es el enemigo, porque con su movimiento y sus logros, aun indirectamente, sin pretenderlo, culpabiliza a la gente sentada.

Acabar con la muda acusación que constituye la vida de la gente en movimiento ha sido durante más de medio siglo, secretamente, el objetivo de la gente sentada. Una aspiración que solo puede fructificar sin Estado de Derecho ni responsabilidad: En el paraíso del arquetipo irresponsable. Hay que desmontar el totalitarismo para lograr que la gente cubana comience a erguirse, y se responsabilice consigo misma, y eche a andar.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Maria Faguaga
    Maria Faguaga mayo 02, 03:13

    Excelente tu analisis, querido Armando, como acostumbras. Agrego algo. En Cuba existia una amplia capa de trabajadores de sectores variados, incluso del amplio sector informal, también responsabilizada con su vida a la família. Pero estimular lá irresponsabilidad y la alienacion es un magnífico mecanismo de contro y de dominacion. Los responsables pensando, igualmente, con responsabilidad, asi que son “peligrosos” en regimenes totalitalitarios, que necesitan seres dociles o sumisos o simuladores. Entonces es mejor que esten sentados o deambulando, cual zombis o fornicando publicamente. Cualquier cosa, menos pensando responsablemente. Porque del pensamiento responsable se vá directo a la acción contestataria y de esta, a lá oposicion política.

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel mayo 02, 17:16

    Gracias querida amiga, has dado en el clavo…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Manuel Gayol Mecías

La exclusiva diferenciación de Lezama

Manuel Gayol Mecías

  Alguna vez dije —y no creo haber sido el primero— que la ideología de Lezama era la imaginación, y esta para él venía a ser la esencia de la

0 comentario Leer más
  Andrés Barca Jr.

En tiempos de cenizas viles

Andrés Barca Jr.

Regla, La Habana, 27 de noviembre de 2016   -Buenos días compañero Michael. -Buenos días Rigoberto. -Hoy, y hasta nueva orden, soy el compañero Rigoberto. Michael sonrió. El tabaco recién

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami