Neo Club Press Miami FL

Un país de gente sentada

 Lo último
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...
  • El coletazo neopopulista   Resumiendo rápido y tal vez rudimentariamente, podría decirse que los tres grandes sistemas que han predominado en la modernidad –el socialismo, el fascismo y el triunfador liberalismo (liberalismo no...
  • La delación, hierro candente en el alma de Cuba   Se afirma que en la antigua RDA, uno de cada tres ciudadanos era informante de la STASI, la tenebrosa agencia de Seguridad del Estado, hija pródiga de la Gestapo....

Un país de gente sentada

Un país de gente sentada
abril 26
18:44 2016

 

Lo que se ha impuesto en Cuba en el último medio siglo, más que el socialismo, que el castrismo, que el totalitarismo, ha sido el arquetipo irresponsable. Para triunfar, dicho arquetipo debía fermentar por un tiempo en la estructura totalitaria, es verdad, en los mecanismos de control propios del sistema que lo haría viable antropológicamente hablando, pero ya existía. Solo que a partir del advenimiento de la llamada “revolución cubana” alcanza categoría, masificándose e imponiéndose.

La salida hacia el exilio de las clases vivas –responsables– del país a partir de 1959, constituye el pistoletazo de arrancada de la carrera hacia la consolidación del arquetipo irresponsable en Cuba, que comienza paulatinamente a hacerse mayoritario, y luego aplastantemente dominante. Hasta entonces, el arquetipo responsable –el individuo que se ocupa de sí mismo y de los suyos, que progresa— había predominado sociológicamente, al menos en la política, la economía y los medios de difusión masiva. Solo hay que echar un vistazo a la publicidad pre-castrista, en la radio, la televisión, el cine y la prensa plana, para comprobarlo. El triunfador era el arquetipo. La clase media pujante. El individuo imponiéndose a la circunstancia. Todo ello cambia drásticamente con el arribo al poder del arquetipo del fracasado: Fidel Castro.

El fracasado –estudiante fracasado, marido fracasado, padre fracasado, abogado fracasado, político fracasado, exiliado fracasado e incluso asaltante de cuarteles fracasado– llega al poder e implanta, consistente con su experiencia vital, el arquetipo irresponsable. Por supuesto, todo fracasado es un irresponsable y todo irresponsable, un fracasado. De manera que durante casi 60 años puede contarse la historia cubana como una sedimentación y consolidación del arquetipo irresponsable, de la cultura del fracasado, mientras las clases vivas, responsables, abandonaban la Isla. Lo definía así una amiga de un amigo que recientemente visitó Cuba: “Es un país de gente sentada”. Gente sentada que espera cualquier cosa menos sentirse mal, culpable, por permanecer sentada. Por eso el responsable es el enemigo, porque con su movimiento y sus logros, aun indirectamente, sin pretenderlo, culpabiliza a la gente sentada.

Acabar con la muda acusación que constituye la vida de la gente en movimiento ha sido durante más de medio siglo, secretamente, el objetivo de la gente sentada. Una aspiración que solo puede fructificar sin Estado de Derecho ni responsabilidad: En el paraíso del arquetipo irresponsable. Hay que desmontar el totalitarismo para lograr que la gente cubana comience a erguirse, y se responsabilice consigo misma, y eche a andar.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Maria Faguaga
    Maria Faguaga mayo 02, 03:13

    Excelente tu analisis, querido Armando, como acostumbras. Agrego algo. En Cuba existia una amplia capa de trabajadores de sectores variados, incluso del amplio sector informal, también responsabilizada con su vida a la família. Pero estimular lá irresponsabilidad y la alienacion es un magnífico mecanismo de contro y de dominacion. Los responsables pensando, igualmente, con responsabilidad, asi que son “peligrosos” en regimenes totalitalitarios, que necesitan seres dociles o sumisos o simuladores. Entonces es mejor que esten sentados o deambulando, cual zombis o fornicando publicamente. Cualquier cosa, menos pensando responsablemente. Porque del pensamiento responsable se vá directo a la acción contestataria y de esta, a lá oposicion política.

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel mayo 02, 17:16

    Gracias querida amiga, has dado en el clavo…

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami