Neo Club Press Miami FL

Una antología de perseguidos… por los premios

Una antología de perseguidos… por los premios

Una antología de perseguidos… por los premios
noviembre 19
04:47 2014

Según un artículo publicado por Luis Leonel León bajo el título Nueva narrativa cubana: una antología de literatura emergente, por primera vez escritores cubanos marginados se publican fuera de la Isla. Esto está muy lejos de la realidad.

De acuerdo a la entrevista realizada a Orlando Luis Pardo Lazo, escritor, fotógrafo y editor de Generación Año Cero (antología impresa por Sampsonia Way Magazine –City of Asylum/Pittsburgh), dicha compilación es atípica por dos razones: la presencia de autores no oficialistas que residen en su país y de cuentos que el lector cubano no conoce.

Asimismo, agrega que la mayoría de los autores compilados ha visto sus obras mutiladas, o, como el editor –Pardo Lazo–, están perennemente censurados por sus actividades disidentes. “Otros se autocensuran y no pierden el tiempo de entregarlas a editoriales nacionales, pues los límites de la tolerancia oficial son estrechos y macabros”.

Sin embargo, Pardo Lazo fue ganador del Premio La Gaceta de Cuba por su cuento Cuban American Beauty (2005) y obtuvo la Beca de Creación Onelio Jorge Cardoso por Un lugar llamado Lili (2006). Además, fue antologado en La ínsula fabulante, el cuento cubano en la revolución (1959-2008).

En cuanto a lo de oficialistas o no, o de quiénes son mayoría en Año Cero, está por verse. Si acudimos a los currículos de los más conocidos en la antología de marras, estos demuestran que gozan del reconocimiento oficial, que sus obras se publican dentro de la Isla y que, si están perseguidos, es por los premios.

Con dos ejemplos basta. Jorge Enrique Lage (La Habana, 1979) es el jefe de redacción de la revista El Cuentero y editor del sello Cajachina del Centro Onelio Jorge Cardoso, institución oficial. Ha sido jurado del Premio Alejo Carpentier, entre otros, y ganador de diversos concursos a nivel nacional. Su obra es muy publicada en Cuba, y abarca el cuento Yo fui un ladrón adolescente de tumbas (2004), Los ojos de fuego verde (2005), El color de la sangre diluida (2007), Vultureffect (2011), y la novela Carbono 14 (2010). Fue antologado en La ínsula fabulante y en Como raíles de punta (2013).

Otro de los antologados en Año Cero, Amhel Echevarría (La Habana, 1974), goza de igual suerte con editoriales oficialistas. Miembro de la UNEAC, ha publicado los libros de cuentos Esquirlas (2006), e Inventario (2007), y las novelas La Noria, Premio Ítalo Calvino (2012), y Como búfalo ciego al matadero, Premio Novela José Soler Puig (2013), entre otros galardones.

Es decir, que pese a “no ser oficialistas” son bastante publicados en Cuba, a diferencia de otros escritores que viven en la isla, han sufrido persecución y cárcel, nunca se les ha permitido siquiera visitar una editorial y sus cuentos, poemas y ensayos se publican en el exterior a partir del Concurso El Heraldo.

Convocado en el año 1999 por el Proyecto de Bibliotecas Independientes de Cuba (PBIC), “El Heraldo es un concurso libre para hombres libres, donde no se premia la fidelidad a una ideología. Se busca la fidelidad al arte verdadero”, según señaló en la introducción a la primera edición el poeta Raúl Rivero.

“La propuesta tiene la intención de llegar a los escritores y artistas que viven y trabajan precisamente en las márgenes de la sociedad cubana que, ciega y sorda por su barullo propagandístico y cerrado, encampanada en sus dogmas, sólo tiene atenciones para sus mucamas literarias”, añadió el poeta.

Entre los méritos del concurso El Heraldo, se encuentra la divulgación de muchos escritores y artistas cubanos que fueron a la cárcel, salieron al exilio, o aún viven en Cuba enfrentados a la censura por ejercer el acto de creación a contrapelo del orden oficial exigido por las instituciones culturales del país.

VocesdeCambioAntologías como Ojos abiertos (Voces nuevas de la literatura cubana, impreso en México, 2003), Voces de cambio, nueva literatura cubana (Ediciones El Cambio, Miami 2006), y Puertas a la imaginación (Ediciones El Cambio, Miami, 2011) dan fe de la creación al margen del dictado oficial.

Ilustradas con obras de artistas cubanos exiliados como Rubén Pérez Llorca, José Bedia, Arturo Cuenca y Elizabeth Cerejido, que ponen su prestigio en función de una literatura al margen del edicto para la cultura oficial “Dentro de la revolución, todo, contra la revolución, nada”, estas tres antologías nos muestran que antes de Año Cero se hacía literatura alternativa en el país.

A través del ensayo, la novela, el cuento, la poesía y el testimonio, El Heraldo premió y dio a conocer en Cuba y el exterior a escritores como Jorge Olivera Castillo, Adela Soto, Juan González Febles, Ricardo González, Luis Cino, Odelín Alfonso y otros que un día serán referentes en la literatura nacional.

Bienvenida la publicación de Año Cero. Pero sin dejar de reconocer que Ojos abiertos, Voces de cambio y Puertas a la imaginación están ahí como antecedentes de autores censurados y sólo comprometidos con la literatura que se hace desde la libertad individual.

—————————————————-

vicmadomingues55@gmail.com

Sobre el autor

Víctor Manuel Domínguez

Víctor Manuel Domínguez

Víctor Manuel Domínguez (Bayamo, 1957), escritor, guionista y crítico literario, es vicepresidente del Club de Escritores de Cuba, director de la revista Puente de Letras y uno de los periodistas independientes cubanos de más largo recorrido. En Cuba su poemario “Puntos de vista” alcanzó el Primer Premio en el concurso Mangle, con derecho a publicación, pero por razones ideológicas no fue publicado. Por igual causa su novela “Operación Caldosa” y los libros de relatos “Canción de los olvidados” y “Pasaporte para las estrellas” fueron retirados de la editorial Letras Cubanas. Ha publicado "Café sin Heydi frente al mar" (poesía) y "Revolución a la carta" (crónicas), ambos con Neo Club Ediciones (vicmadomingues55@gmail.com).

Artículos relacionados

7 comentarios

  1. Amir Valle
    Amir Valle noviembre 19, 10:41

    En otros foros literarios me han preguntado justamente por esa inquietud que tiene Víctor Manuel en este artículo. Y creo que es un error de los promotores de la antología que cayeron en la trampa de querer promocionar un interesante proyecto literario utilizando el tópico de la censura política en Cuba.
    Quienes conocen aunque sea medianamente la literatura cubana sólo tienen que leer la lista de autores para darle la razón a Víctor Manuel: no se trata, casi de modo absoluto, de una antología de perseguidos, pues, veamos: cuatro viven fuera de la isla (Gleyvis Coro, Lien Carrazana, Orlando Luis Pardo y Jorge Alberto Aguiar, que va y viene por temporadas de la isla); sólo dos pueden considerarse activos en proyectos independientes mal vistos o atacados por el gobierno (Lizabel Mónica y Lia Villares)… todos los demás publican actualmente en Cuba, reciben premios oficiales importantes, son incluidos en los estudios oficiales, invitados a eventos oficiales e incluso algunos trabajan en proyectos oficiales de importancia (Jorge Enrique Lage, Ahmel Echevarría, Raúl Flores, Abel Fernández Larrea, Michel Encinosa, Carlos Esquivel, Erick Mota, Jhortensia Espineta y Polina Martínez). De uno sólo, Osdany Morales, no tengo referencias y por eso no puedo decir nada.
    Un detalle más: nunca he entendido por qué razones se incluyen aquí, como miembro de la Generación 0 a dos escritores que pertenecen a mi generación: Carlos Esquivel y Jorge Alberto Aguiar, dos amigos a quienes recuerdo desde aquellos lejanos fines de los 80 en que empezábamos a dar nuestros primeros pasos en las letras.
    Pero, eso sí, todos los que aquí menciono (con la excepción de Osdany, a quien no conozco) son excelentes escritores. Por ello, me parece absurdo promocionar la antología como de autores perseguidos (sortear alguna que otra censura en un sistema totalitario, experiencia que seguramente algunos han vivido, no te convierte automáticamente en un perseguido). Para que no se pierda el verdadero valor de esta propuesta de Orlando Luis debe verse entonces esta antología como lo que realmente es: una muestra (bastante selectiva, porque hay más nombres) de una nueva generación de escritores cubanos, por demás, repito, de mucha calidad.

  2. Luis Felipe Rojas
    Luis Felipe Rojas noviembre 19, 21:18

    Escribí sobre esta antología, entrevisté a mi amigo OLPL y un par de integrantes más, solo eso. Otro par de ellos se negaron rotundamente a hablar para Radio Martí, y aunque es interesante el punto que muestran, es sobresaturado el término de “perseguidos”, lo sabemos, cuadratura circular de los promotores. OLPL sabe de estas pendencias, de los entresijos del ICL-G-MINCULT, pocos como él sintieron los resuellos de esos pasillos llenos de funcionarios.
    Aclaremos el entuerto, o el desliz del dilecto LLLeón, un buen amigo. La historia de la censura es ‘triánica’, de los asesinos, pero con una leve diferencia dramatúrgica:algunas víctimas respiramos aún, a pesar de nustros captores iniciales.

    Luis Felipe Rojas. Poeta, narrador, ciber-disidente, San Germán, 1971.

  3. callejas
    callejas noviembre 19, 22:33

    entonces, esto es un descaro….

  4. Luis Leonel León
    Luis Leonel León noviembre 20, 05:13

    No está mal tomar como pretexto un artículo sobre un libro para recordar y promover otros libros (Ojos abiertos, Voces de cambio y Puertas a la imaginación). Lo aplaudo. Es uno de esos callejones que de algún modo liberó la posmodernidad. Confieso que desde que lo publiqué (esto suele hacerlo el periodismo) no había vuelto a leer este artículo para Diario las Américas. Agradezco el gesto y la memoria (seguramente lo agradecerá mucho más Orlando Luis, pues bien le sirve el comercial). Pero creo que deberían leer mi artículo otra vez (si alguien lo leyó después de leer el de Victor Manuel). Y notarán que varias de las cosas a las que apelan o que reclaman los comentarios de Victor y demás colegas, ya están dichas en mi texto. Y otras jamás se dijeron, o se refieren a momentos anteriores. Tampoco creo que la censura (que sí está presente en Año Cero) sea el corazón o lo que más resalte mi artículo. Habla de muchos otros temas. O al menos tengo esa impresión.

  5. agudo
    agudo noviembre 20, 13:11

    lo mas jodio es que los editores no rectifican ni reconocen ningun error ni hacen nada por aclarar el entuerto sino mas bien todo lo contrario empiezan a posar de victimas, tipico del hombre nuevo

  6. Che
    Che noviembre 20, 19:38

    por la forma y el estilo, el tal OLPL es un hombre nuevo?

  7. Chencha la gamba
    Chencha la gamba noviembre 21, 01:59

    pues de algo tiene que vivir la gente, dejen al pobre chico que se busque sus reales

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: