Neo Club Press Miami FL

Una cabrona palabra

 Lo último

Una cabrona palabra

Una cabrona palabra
enero 23
15:17 2018

Cuba es un país en caos delictuoso donde se cultiva la transgresión de la ley como práctica corriente, orgánica, desde altos y bajos fondos, articulados en dos estratos que hoy se entremezclan, complementándose, debido a la crisis sistémica.

Y entre los más eficientes conductos de esta desgracia alinea la cabrona palabra sacrificio.

Su significado latín de hacer sagradas las cosas le cayó del cielo a la dictadura fidelista para imponernos el hambre, la miseria y la ruina como vías sacrosantas para la conquista de un futuro que es como la cerca: mientras más cerca, más lejos.

Al final, por su sacrosanta mediación nos vino igualmente el origen de esta muy grave falla antropológica que ahora marca nuestra identidad, la cosa nostra cubana.

En la historia de las últimas décadas, el trapicheo y la acción ilegal no dejaron de ser nunca palancas para el socorro de la gente de a pie. Lo que menos ha importado es que desde lejos nos den cero en urbanidad y aun en comportamiento civilizado. Quizás en Berna o en Tokyo resulte moralmente inadmisible (además de muy raro) que un empleado se robe dos pollos en el mercado donde trabaja, uno para la comida de su familia y el otro para venderlo con el fin de cubrir otras urgencias. Pero en Cuba, antes de evaluar la implicación moral del acto, se impuso comprender que era imperativo de supervivencia. Así empezamos. Y es lo dicho, no era malo completamente, aun cuando tampoco fuera bueno. Lo malo consistía en que, casi sin querer, estábamos trenzando desde abajo los primeros hilos de este entramado facinoroso que llegaría a enredarnos a todos, sea como actores activos o copartícipes pasivos.

Desde abajo, he dicho, porque desde arriba el entretejido de la plataforma mafiosa se trenzó mucho más atrás en el tiempo, a partir de las propias bases del surgimiento de nuestra isla como nación. Sólo que con el gobierno revolucionario alcanzaría estatus de mal endémico, omnipresente e irremediable, donde la corrupción económica, el nepotismo, el fraude y el violento abuso de la fuerza bruta dejaron de manifestarse a través de casos puntuales, más o menos frecuentes, para ser la esencia misma del poder, su quid delictivo.

Por arriba, el entretejido de esta cosa nostra a escala nacional obtuvo sus primeras puntadas en los propios inicios de los años sesenta. Mientras que por abajo nos vimos obligados a degenerar, atrapados en la red de un totalitarismo arrasador de bienes y valores, que nos impuso el delito como derivación del sacrificio.

La cabrona palabra, dispuesta, implantada y férreamente controlada desde arriba por quienes jamás la asumieron para sí, nos inoculó el acto delictivo como parte de nuestra idiosincrasia, de nuestras nuevas tradiciones. Mientras, en los bajos fondos del poder la corrupción ya estaba a cargo, con mando absoluto y sin contrapartidas institucionales. No es que en otros países y sistemas no exista, pero generalmente suele darse como excrecencia, en tanto en Cuba se ha hecho orgánica como representación del poder, al tiempo que entre la población común sustituyó al trabajo y a sus agentes naturales, la eficacia económica, la producción de bienes y la formación de valores morales y espirituales.

Así, pues, hoy, Cuba es un país de manos arriba y todos al suelo, y, según parece, su inserción (¿inminente?) en el mundo democrático, lejos de subvertir tan vergonzoso cuadro, en los primeros años al menos será campo fértil para su afianzamiento. Si el fidelismo incubó el patógeno, un sistema democrático lastrado con todas las taras del subdesarrollo andará lejos de ser el ideal para extirparlo.

No obstante, algo tal vez ganaríamos si, aunque fuese para empezar, los gobernantes del futuro desterrarán de sus discursos esa cabrona palabra: sacrificio.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami