Neo Club Press Miami FL

Una cultura del melodrama

 Lo último
  • El azar y la dicha   La suerte es loca y a cualquiera le toca. Y al que le tocó le tocó, como a la hermana menos agraciada del cuento, que sobrevivió a la epidemia....
  • Dialogar, un arte y una virtud   Muchas veces es el hábito de seguir el impulso de nuestras pasiones el que impide una buena comunicación. Yo blasfemaba todo el día, muchas veces a viva voz y...
  • Retrato de la revolución cubana   La foto que encabeza esta nota es reveladora. Retrata a cabalidad, personaje por personaje, la verdadera esencia de la llamada “revolución cubana”. A la extrema derecha, aparece Eloy Gutiérrez...
  • Del Islam y la libertad religiosa   Seamos claros: el Islam no es una religión sino un complejo sistema político, económico y social que utiliza a la religión para introducirse en los países desde la mente...
  • Trump, ni para alcalde de Hialeah   Por sus deficiencias educativas y culturales –especialmente por su desconocimiento de la historia y su mala comprensión de la economía–, por su horrible y repetitivo vocabulario, por su carencia...

Una cultura del melodrama

Una cultura del melodrama
noviembre 27
13:04 2015

 

Voy a decir algo que no va a caer nada bien pero no me importa: Todas las emigraciones son dolorosísimas, todas. Pero, amigo emigrante venezolano: nosotros salimos del país en avión. Deje el melodrama, que no cruzó una frontera a pie, ni se fue en balsa. Concéntrese en el drama verdadero, que cada vez más tiene tintes de tragedia: dejamos a los nuestros en una situación inhumana.

Fue nuestra decisión, no la juzgo ni la critico, sería absurdo. Pero, en vez de andar lloriqueando en los rincones, pregúntese qué va a hacer –desde la distancia– por contribuir con su país. El nuevo presidente de la Academia de la Lengua Española es venezolano. En Japón un muchacho venezolano inventó un vidrio ultra-resistente.

Otra cosa más: casi todos los emigrantes han pasado muchos trabajos en sus lugares de llegada. No somos los únicos. Dejemos de darnos golpes de pecho.

Siento si soy dura e intolerante. Nadie debería decirle a nadie cómo vivir y lo estoy haciendo y soy tirana. Es sólo que nunca me gustó ese lado de nuestra cultura que todo lo convierte en telenovela y en “misses”. Nadie nos va a dar una corona de “Emigrante más sufrido”. No es un concurso (va también este final para algunos de mis compatriotas cubanos).

No creo que los tiempos, oscurísimos, estén para tanta cursilería sin sentido. El mundo se cae a pedazos y aquí estamos todos en pose de diva sofocada. ¿Y si dejamos de mirarnos el ombligo?

Sobre el autor

Kelly Martínez

Kelly Martínez

Kelly Martínez (La Habana, 1980), Licenciada en Artes y Magister en Literatura Comparada por la Universidad Central de Venezuela. Fue profesora en la Escuela de Artes de la UCV, donde fundó el primer Diplomado en Crítica del Arte impartido por dicha institución. Trabaja también como fotógrafa, curadora, crítica de fotografía y editora. Colabora para varias revistas internacionales, como Culturetas (España) y ViceVersa Magazine (USA). Sus poemas han sido incluidos en varias antologías importantes de poesía venezolana. Actualmente reside y trabaja en los Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami