Neo Club Press Miami FL

Una cultura del melodrama

 Lo último
  • A veces la vida es injusta A veces la vida es injusta. Un hombre se sacrifica, cumple con su deber, va a la guerra como piloto en la marina de su país, a defender sus instituciones...
  • Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad Y se podrá decir respecto al interminable tema cubano: “Bueno, pero allí hay gente débil, gente sedentaria, gente que no sabe ganarse la vida, gente que solo se mueve para...
  • El problema no es Maduro   Ni la gran mayoría de los analistas políticos, ni los expertos politólogos en Venezuela y Cuba, ni los gobiernos de la región latinoamericana alrededor de Venezuela, ni los gobiernos...
  • Trump y el nuevo orden cultural A la pregunta de por qué el pueblo estadounidense volvería a elegir a Donald Trump a pesar de sus desplantes en Twitter, he respondido en el programa El Espejo, de...
  • No a la metatranca   Algunos no se acaban de enterar que estamos en la era del artículo corto, del post y las redes sociales. Ya pasaron los tiempos del teque y la metatranca,...

Una cultura del melodrama

Una cultura del melodrama
noviembre 27
13:04 2015

 

Voy a decir algo que no va a caer nada bien pero no me importa: Todas las emigraciones son dolorosísimas, todas. Pero, amigo emigrante venezolano: nosotros salimos del país en avión. Deje el melodrama, que no cruzó una frontera a pie, ni se fue en balsa. Concéntrese en el drama verdadero, que cada vez más tiene tintes de tragedia: dejamos a los nuestros en una situación inhumana.

Fue nuestra decisión, no la juzgo ni la critico, sería absurdo. Pero, en vez de andar lloriqueando en los rincones, pregúntese qué va a hacer –desde la distancia– por contribuir con su país. El nuevo presidente de la Academia de la Lengua Española es venezolano. En Japón un muchacho venezolano inventó un vidrio ultra-resistente.

Otra cosa más: casi todos los emigrantes han pasado muchos trabajos en sus lugares de llegada. No somos los únicos. Dejemos de darnos golpes de pecho.

Siento si soy dura e intolerante. Nadie debería decirle a nadie cómo vivir y lo estoy haciendo y soy tirana. Es sólo que nunca me gustó ese lado de nuestra cultura que todo lo convierte en telenovela y en “misses”. Nadie nos va a dar una corona de “Emigrante más sufrido”. No es un concurso (va también este final para algunos de mis compatriotas cubanos).

No creo que los tiempos, oscurísimos, estén para tanta cursilería sin sentido. El mundo se cae a pedazos y aquí estamos todos en pose de diva sofocada. ¿Y si dejamos de mirarnos el ombligo?

Sobre el autor

Kelly Martínez

Kelly Martínez

Kelly Martínez (La Habana, 1980), Licenciada en Artes y Magister en Literatura Comparada por la Universidad Central de Venezuela. Fue profesora en la Escuela de Artes de la UCV, donde fundó el primer Diplomado en Crítica del Arte impartido por dicha institución. Trabaja también como fotógrafa, curadora, crítica de fotografía y editora. Colabora para varias revistas internacionales, como Culturetas (España) y ViceVersa Magazine (USA). Sus poemas han sido incluidos en varias antologías importantes de poesía venezolana. Actualmente reside y trabaja en los Estados Unidos.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami