Neo Club Press Miami FL

Una entrevista a Rafael Piñeiro

Una entrevista a Rafael Piñeiro

Una entrevista a Rafael Piñeiro
julio 23
20:27 2015

Rafael Piñeiro López (noviembre 1969 – Cuba) es escritor y poeta. Se graduó de Doctor en Medicina por el Instituto de Ciencias Médicas de La Habana (1994) y de Médico Cirujano por la Universidad de Chile (1998). Ha escrito para los diarios Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha escrito los poemarios Los hombres sabios (Neo Club Ediciones) y La bala de Sansón, y el libro de relatos En el Desierto de Mojave. Reside en la ciudad de Miami desde el año 2005.

  • ¿En qué momento decidió que quería escribir?

 

He escrito siempre. La literatura se encuentra allí, en las fronteras más recónditas de mis memorias. Pero escribir no trae consigo el acto consciente de querer ser escritor. Anhelar vivir de la escritura se aleja de esa visión naif conque siempre enfrenté el fenómeno de la creación. Aún no se si soy tan siquiera un aprendiz de escritor. Probablemente no lo sea.

  • ¿Qué le aporta la escritura y la literatura, piensa que vale todo en la literatura?

 

No todo es válido en la literatura ni en la vida, a pesar de Faulkner. Lo que no puede transarse es la libertad de la creación. La validez, por tanto, yace allí, en la capacidad de ser libres, o de al menos intentar ser libres. Cualquier aporte de la creación debe de partir desde la libertad, que en cierta forma es anarquía.

 

  • ¿Qué es necesario para que una novela interese a los lectores?

 

Una novela interesante debe de ser magnífica. Y su magnificencia depende de la subjetividad de los lectores. No hay reglas sobre el particular.

 

  • ¿Cuales son sus géneros favoritos en la lectura, sus autores y quiénes le han influido más?

 

Toda escritura que produce gozo, influye. Esta pregunta es, simplemente, imposible de responder sin estar dispuestos a ser crueles y olvidadizos. Mencionaré tan solo algunos nombres, que son imprescindibles: José Martí, Raymond Chandler, Dashiell Hammett, Edgar Allan Poe, George Orwell, Mijail Bulgakov, Jorge Luis Borges y Umberto Eco.

 

  • ¿A qué se dedica cuando no escribe?

 

He hecho tantas cosas en mi vida que el propio Ernest Hemingway palidecería. Sin poses, sin arquetipos. Ha sido necesario. Se ha tratado de asuntos de sobrevivencias.

 

  • ¿Cuál es su método de escritura, anota lo que se le ocurre?

El método creativo aniquila la libertad de escribir y por ende, asesina a la buena literatura. Yo parto desde lo básico, desde una idea seminal. Y a partir de allí se construye a como dé lugar. La creación literaria es apoteosis. De eso se trata.

 

  • ¿Si pudiese ser un libro, cuál sería?

Nunca he querido ni pretendido ser un libro. Hay vida más allá de la literatura.

 

  • ¿En qué proyecto se encuentra inmerso en estos momentos?

 

Escribo poesía, termino un libro de relatos cortos, fabrico reseñas poéticas sobre cervezas y fabrico un ensayo sobre la ideología de la Cuba republicana.

 

  • ¿Se escribe por placer o también por dinero y reconocimiento?

 

Yo escribo por el placer de hacerlo. Los afanes de trascendencia no me inquietan. Es decir, quisiera perdurar como un gran padre, como un gran hijo, por supuesto. Y si alguien en ese futuro de androides y de zombies hojea alguno de mis libros, también me causará deleite.

 

  • ¿Domina los recursos de estilo, las figuras literarias, o escribe con estilo propio y sigue experimentando y aprendiendo?

 

Escribo desde lo caótico, imaginando un ritmo propio, una cadencia personal. No me interesan los estilos, más allá de lo obvio. Es probable que, tras más de mil años de literatura, la obra final pueda parecerse a cualquier otra, pero lo que no podría cuestionarse es la honestidad con que fue gestada.

 

  • Se habla que los escritores deben cuidar y ofrecer obras depuradas utilizando recursos narrativos, ¿encuentra bien que lo que se cuenta se limite a contar como se cuenta en la sobremesa?

 

El estilo es asunto de cada cual. Lo que no puedo concebir como creación propia es el uso del lenguaje de manera artificiosa y vacua. Sin pensamiento no existe la literatura.

 

  • ¿Regala libros en alguna ocasión?

 

Siempre regalo mis libros. Y también los ajenos.

 

  • ¿Cree que la literatura cubana esta de moda y que el escritor, en tanto figura pública, tiene responsabilidad social?

 

Siempre he pensado, y lo he dicho en varias ocasiones, que la literatura cubana es una gran falacia. No existe una literatura cubana como no existe una literatura rusa o una literatura norteamericana. Existen obras creadas por escritores libres, que pueden enmarcarse o no dentro de un género literario determinado, pero no por ello califican como literatura “nacional”. El término se me antoja pomposo. Que 60 poetas cubanos publiquen libros no significa ni mucho menos que existe una poesía criolla. En todo caso lo que existen son 60 poetas cubanos que publican libros. En relación a si los escritores cubanos están de moda, no lo creo, sinceramente.

 

  • ¿Cómo le ha cambiado el mundo de la tecnología y el e-book?

 

La tecnología ha aumentado el número de lectores, pero no ha mejorado el nivel de la literatura.

 

  • ¿Sentía que había nacido con vocación literaria, cuáles son tus verdaderos orígenes en ese sentido?

 

Percibo que la pregunta es si se nace o no se nace escritor. Es un tema antropológico de difícil respuesta. Probablemente se nace escritor a la par de otras muchas cosas. Pero la vocación difícilmente se construye desde lo artificial, desde lo no “implantado”. ¿Y qué cosa es lo implantado? Pues a partir de esta pregunta es que debiera establecerse el debate antropológico.

 

  • ¿Lamentas que tu vida literaria no se hubiera desarrollado en otro medio más propicio?

 

Mi vida ha sido un ejercicio maravilloso y me lamento de muy pocas cosas. La literatura no entra dentro de tan escasa enumeración de gemidos y clamores.

 

  • ¿Crees que la literatura cubana a veces tiene serios altibajos?

 

Ningún escritor es Dios, ni siquiera Borges.

 

  • ¿Qué libros han cambiado su vida?

 

No siento en realidad que algún libro haya cambiado mi vida. Algunos han sido alumbrones en momentos de absoluta oscuridad, pero poco más que eso. La literatura puede ser un aliciente, pero bajo ninguna circunstancia se constituye en episodio trascendental. La literatura es una creación del intelecto, no una guía ni un camino. En lo absoluto.

 

  • ¿Qué escritores cubanos le han influenciado más?

 

Cabrera Infante y Gastón Baquero, en cierta medida. José Martí por sus crónicas y ensayos, pues su poesía me parece casi del montón. Lezama Lima está sobredimensionado, así que prefiero no citarlo.

  • ¿Has tenido que esquivar la censura en tus escritos?

 

La única censura que puede enfrentar un escritor es la que se impone a sí mismo. Y yo jamás me he autocensurado.

 

  • ¿Hay algún género más eficaz para transcribir la realidad cubana?

 

La literatura noir es el género de las grandes realidades sociales. No es panfletario cuando se escribe bien. Lamentablemente en la isla jamás hemos tenido a un escritor noir de fuste. Solo la literatura anglosajona ha parido especímenes gloriosos dentro del género.

 

  • ¿Crees que la cultura cubana tiene déficit de monografías, memorias históricas que den profundidad a esta cultura? ¿Cómo se puede suplir este vacío?

 

Soy incapaz de hacer una valoración certera al respecto. Sólo me parece preciso apuntar que la historiografía criolla ha sido generosa en producción, pero más bien esquiva en importancia.

 

  • ¿Sin memoria histórica no hay imaginación?

 

Sin memoria histórica no hay justicia. La imaginación proviene de otros mundos más complejos, incluso. Imaginación y talento muchas veces son casi la misma cosa.

 

  • ¿ Qué significado tiene para usted la ciudad donde nació?

 

El pueblo de Colón, Matanzas, es la nostalgia de la infancia hecha carne y hecha sangre. Allí radica su importancia.

 

  • ¿Qué objetivo persiguen sus libros?

Mis libros, si es que persiguen algún objetivo viable, es el de ser honestos y libres y precisos. Están escritos en realidad para mis hijos. No pueden, por lo tanto, padecer de dobleces. Ello, a pesar de que la literatura no es tan seria como solemos creer.

 

  • ¿Qué mensaje desea trasmitirle a los cubanos y a sus lectores en el próximo año?

 

Soy muy escéptico acerca del futuro de los hombres. Mi mensaje siempre tendrá que ver con la inconformidad. No nos conformemos. Y seamos honestos, por supuesto.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan Carlos Romero

Juan Carlos Romero

Juan Carlos Romero Mestre es médico de profesión y vive en España. Afrontó problemas políticos en Cuba y en el 2002 escapó a Italia, donde trabajó como profesor de español en el Instituto Magistral "M. di Castelvi". Ha realizado traducciones de cuentos infantiles, es colaborador del periódico Cubaencuentro y ha publicado entrevistas a escritores en la revista literaria Otro Lunes. En el 2006 publicó la novela "¿En qué estarán pensando los escalares?". "El oro rojo de Giovanni" es su primer libro de la serie juvenil "Giulia Sardus" y está traducido al italiano y al catalán. "La maldición de las brujas de Galura" es su segunda entrega ambientada en Cerdeña. La saga de "Marcelino el pelícano" pertenece a la nueva colección "Islas mágicas".

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Abreu Felippe

El guardián en la batalla

José Abreu Felippe

Una tarde, hace ya muchos años, estaba en casa de uno de mis hermanos y me puse a curiosear los libros que se amontonaban sobre una mesa. Uno de ellos

Leer más
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami