Neo Club Press Miami FL

Una erudición que enmascara el subdesarrollo

Una erudición que enmascara el subdesarrollo

Una erudición que enmascara el subdesarrollo
octubre 03
19:12 2014

 

No se trata de renegar de la cultura y el conocimiento acumulados a lo largo de la Historia, sino todo lo contrario: se trata de que ellos sirvan para entender que hay que empezar otra vez en el terreno existencial, o espiritual, pues el camino recorrido hasta ahora desemboca en un callejón sin salida. El problema pasa por que a una gran mayoría la cultura y el conocimiento acumulados solo les ha servido para seguir dándose golpes contra la pared en el fondo del callejón. Repetidores de cultura, historia y conocimientos que no logran convertirse en creadores depurados.

El párrafo anterior responde a las críticas recibidas por el colega Ángel Velázquez Callejas y sus tesis del poeta en actos, el ego, la Historia, lo fitness, etcétera. Según la crítica de marras, Callejas pretendería subrayar que “el conocimiento estorba”. Pero sospecho que no ha sido exactamente esa su intención. Creo que lo que en este sentido hace el autor de El salto interior es denunciar que la repetición automática y mayormente involuntaria del conocimiento adquirido –eso que algunos llaman “erudición” y otros, más comprometedoramente, “metatranca”–, disfrazada de creación, es lo realmente inservible.

Porque no se trata de desechar lo que podríamos llamar avances “tecnológicos” o “artísticos” o científicos”. No se trata de borrar de un plumazo lo alcanzado por “nuestros mayores” en materia de desarrollo o, focalizando todavía más, en lo literario. Se trata más bien de entender que en el campo de la fortaleza del ser aún gateamos y, aunque hemos avanzado un largo trecho, ha sido precisamente reptando, sin conseguir ponernos de pie. En el universo íntimo de cada quien, permanecemos en el subdesarrollo. Nuestra cultura ahora mismo, espiritualmente hablando, constituye aún un embrión, pura y dura materia fetal.

Para decirlo digitalmente: No se trata de hacer borrón y cuenta nueva, se trata de dejar de hacer copy and paste.  Hay que desandar espiritualmente el camino que conduce a la pared de los golpes y tomar otra dirección, aun cuando se haya tomado nota. O precisamente porque se ha tomado nota.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Callejas
    Callejas octubre 03, 20:47

    si amigo, ha sido la premisa fundamental de mis ensayos; la erudición enmascara el subdesarrollo..

  2. Kiko Arocha
    Kiko Arocha octubre 05, 10:13

    Ahora se hace más evidente que “la erudicción enmascara el subdesarrollo” porque parte de lo que es llamado “erudicción” (la parte de memorizar datos y conocimientos), descansa en un saco externo digital y tenemos acceso inmediato a ella. Es una tarea fútil dedicarse a almacenar datos en el cerebro, incluidos muchos conceptos. Con un smart phone conectado a la red cualquiera es más potente que un erudito de hace 25 años. Hay que aprender a usar la información como pedestal sobre el que elevarse. La misma educación tendrá que cambiar hacia “aprender a aprender” por uno mismo. No hay que apropiarse de la información, sino usarla como herramienta. Sin embargo, hay etapas en el desarrollo humano. Es también fútil criticar el pasado con el enfoque que es posible ahora. Tim Berners revolucionó el mundo con la Web sin criticar lo que había hasta ese momento. No todo el tiempo se puede estar creando ni todo el mundo puede hacerlo, el copy and paste es utilísimo y hasta se puede hacer creativamente.

  3. Armando Añel
    Armando Añel octubre 06, 01:05

    Llevas mucha razon Kiko! Aunque creo que cuando “criticamos” no es al pasado, sino al presente que se queda chapoteando en el pasado. Gracias a ti y a Callejas por sus comentarios.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: