Neo Club Press Miami FL

Una gota atraviesa el parabrisas

Una gota atraviesa el parabrisas

Una gota atraviesa el parabrisas
marzo 15
19:23 2015

Arranco el carro, y me voy manejando calle abajo.

Una cuadra antes de llegar al semáforo, una gruesa gota trepa al borde inferior del parabrisas del auto, y sube, reptando veloz. Deja tras de sí un sinuoso rastro húmedo, llega agotada al borde superior, y desaparece. El transparente y brillante trazo adelgaza con rapidez y se desvanece. La luz roja me detiene.

Eso es calculable, me digo.

Tendría que conocer, claro, en primer lugar, la tensión superficial del líquido, que obviamente no es agua, sino un poco de esta, con la adición de líquido limpiador del parabrisas, sales descongelantes que han caído sobre el carro, y alguna pizca de mierda de gaviota. O sea, una mezcla cuyas propiedades no están ordenadamente tabuladas en ninguna parte.

Luego, necesito saber la masa inicial de la gota, más la velocidad crítica que la hizo moverse –o sea, la velocidad crítica que alcanzó el carro–, y así conocer la fuerza que, en el equilibrio, sería igual a la masa de la gota por la gravedad por el coseno del ángulo del parabrisas, dato que tampoco conozco.

Me hace falta enterarme también de la velocidad inicial del viento -llamémosla Vo–, pues preciso estimar la variación de la turbulencia con la aceleración; además, me hace falta conocer la temperatura del aire, y del líquido, por aquello de las viscosidades.

Aun me faltaría el coeficiente de rozamiento del vidrio, y tener en cuenta que la gota comenzó con una masa inicial Mo y terminó desapareciendo, o sea Mf =0, así como que su movimiento se inició a una velocidad crítica Vo, ya mencionada, pero que también el carro siguió acelerando, y que después desaceleró, por lo que la velocidad primero aumentó, y después disminuyó y con ello también varió la fuerza de empuje, por lo que ahora tenemos variación de la turbulencia con la velocidad, que hizo que el recorrido de la gota no fuera recto, y que su velocidad de desplazamiento por el cristal no fuera constante; una delta Masa de la gota de agua, que fue de Mo a cero, y una velocidad del aire que va de Vo a a V máxima a Vf –final– y nada de eso varía necesariamente de manera lineal.

O sea, que si se quiere describir por qué la gota atravesó el vidrio como lo hizo, y asumiendo que no se esté dejando fuera algún factor de esos que hacen que los puentes se caigan, se colocan todos esos datos en un sistema de ecuaciones, probablemente diferencial y…

El claxon del carro a mis espaldas tronó con exasperación, desesperado porque yo acabara de moverme con la luz verde ya iluminando el semáforo.

Creo que tengo que dejar de observar las cosas que suceden en el parabrisas.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Alex Heny

Alex Heny

Habanero, hijo, padre, cubano, emigrante, escribidor. En ese orden, más o menos. Heny tiene esposa, tres hijos, un doctorado en Ingeniería y Ciencia de Materiales, y una gran disposición a opinar sin que se le pregunte. Actualmente vive con su familia en Long Island, Nueva York, ciudad donde edita el blog http://havaneroenny.blogspot.com/

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Kiko Arocha
    Kiko Arocha marzo 22, 18:03

    Te faltaron una cantidad infinta de parámetros y variables, entre ellos, la vibración cuasialeatoria y variable en el tiempo que producía el sonido del radio de tu carro en el vidrio del parabrisas, mientras oías el bolero de Boby Capó “estoy perdiendo el tiempo / pensando, pensando”…

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami