Neo Club Press Miami FL

Una historia de la Plaza de Armas

Una historia de la Plaza de Armas

Una historia de la Plaza de Armas
abril 04
03:21 2011

La Plaza de Armas se encuentra al final de la entrada del canal de la Bahía de La Habana. Su perímetro está limitado por las calles actuales de Tacón, Obispo, Baratillo y O’Reilly.

Este sitio fue famoso desde la fundación formal de la villa de San Cristóbal de La Habana en 1519, a pesar de que la plaza se delineara muchos años después.  La ceremonia de fundación se realiza al pie de una ceiba en uno de los costados de este espacio abierto que sería después la Plaza de Armas.

Para el año 1558, la joven ciudad habanera y su próspero Puerto de Carenas eran víctimas de ataques de corsarios, por lo cual se decide fortificar la ciudad, comenzando con el Castillo de La Real Fuerza en 1558, en los terrenos que ocupaba la plaza original. Con el desarrollo de este fuerte, en 1559 el Cabildo toma providencias para una nueva plaza adyacente al sitio de la vieja. Se sugiere dar dimensiones a la plaza y delinearla por solares de 60 por 100 pies, por sus cuatro lados. Dicho plan se ve afectado por la amenazas de nuevos ataques de corsarios en 1586, y se decide no seguir con las edificaciones, siendo demolidas algunas de las que ya estaban en proceso de construcción.

La plaza, en este entonces sin pavimentar, queda limitada por el Castillo de la Fuerza al norte, por una manzana de casitas que la separan de la bahía al este, por viviendas y propiedades de gente más adinerada hacia el sur, y por la Iglesia Parroquial Mayor al oeste, la cual llega a alojar en sus terrenos al primer hospital de la villa.

Durante el siglo XVIII, la plaza es objeto de varias intervenciones patrocinadas y planificadas por los acaudalados residentes de la villa, y llevadas a cabo por los ingenieros de la ciudad.  En 1753, se derriba la ceiba en la plaza y se sustituye por un pilar conmemorativo.  En 1770, se inician los planos y después la construcción de la Casa de Correos, conocida después como el Palacio del Segundo Cabo, en el costado norte de la plaza, junto al foso del Castillo de la Fuerza.  En 1777, se comienza la construcción de la Casa de Gobierno o Palacio de Los Capitanes Generales, en el terreno que ocupaba la Parroquial Mayor.  Estas dos últimas obras culminan en el 1791.  En 1828, se inaugura el Templete junto al pilar erigido años antes con una misa oficiada por el obispo y en presencia del capitán general y residentes importantes de la ciudad.  Posteriormente, se adorna el centro de la plaza con una estatua de Fernando VII.

Un siglo más tarde, en 1928, el arquitecto Evelio Govantes restaura El Templete con su pilar y elimina la capa de cal y pintura que los cubría, dejando la piedra al descubierto.  El mismo proceso se aplica en 1930 al Palacio de los Capitanes Generales y al Palacio de Segundo Cabo.  En 1955, se retira la estatua de Fernando VII y se substituye por la de Carlos Manuel de Céspedes.  Hoy en día, la Plaza de Armas se conserva tal cual, siendo sometida a través de los años a diversos procesos de restauración para combatir el paso del tiempo.

Referencias:

Bedoya Pereda, Francisco (2008). La Habana desaparecida. Ediciones Boloña, La Habana Vieja, Cuba
Weiss, Joaquín E. (1979). La arquitectura colonial cubana. Editorial Letras Cubanas, Ciudad de la Habana, Cuba

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Daphne Rosas

Daphne Rosas

Daphne Rosas (La Habana, 1981). Arquitecta, blogger y diseñadora de profesión. También es pintora autodidacta. Graduada de la Universidad Internacional de la Florida en 2007 con una maestría en Arquitectura. En la ciudad de Miami, donde reside desde hace años, Rosas coordina los blogs Pinceladas y DRC-ART y desarrolla una labor sostenida de activismo cultural.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más