Neo Club Press Miami FL

Una medicina parcializada

Una medicina parcializada

mayo 21
15:40 2012

1-0_1amedicinaLa ciencia médica se ha limitado a reparar el mecanismo biológico humano. Así fragmenta el cuerpo, desconoce su relación con la mente, con la naturaleza orgánica exterior, con el nicho eco-ambiental donde se mueve. Para la visión clásica, las enfermedades son causadas por un falla de la máquina del cuerpo, y las curas y tratamientos se concentran en los componentes olvidando al todo, sin conceder suficiente amplitud a la biología, a la evolución de la virulencia precipitada por el propio sistema psicosomático, a los microorganismos.

Ante una nueva noción del cuerpo humano como un modelo de complejidad y no como un dispositivo relojero, la cronobiología irá ocupando espacio, no sólo por la danza equilibrada de los sistemas sino por la dinámica de las enfermedades y las terapias holísticas.

La medicina tecnológica moderna encierra una óptica despersonalizadora, donde el reconocimiento del paciente sólo incluye el examen físico, sin incluir la mente. La medicina moderna se limita a protegernos de enfermedades y hechos externos, insiste en causas específicas para enfermedades específicas y en el uso único de la farmacología para su tratamiento, desatendiendo el factor humano, la interacción mente–cuerpo, nuestros sentimientos y sus vínculos emocionales. La mente se ve como un ensamblaje arquitectónico de alambrados donde las neuronas funcionan como cables de electricidad; todo el esquema es concebido como un sistema binario de apagado y encendido.

La medicina tecnológica tiene una noción militarista del sistema inmunológico, concebido al estilo de un sistema de defensa en contra de invasores y no como un mecanismo de identificación. Debido a esta parcialidad se muestra estupefacta ante el espectro de las enfermedades clasificadas como autoinmunes, porque éstas se ubican fuera del paradigma inmunológico establecido: en ellas no hay nada que vacunar, no hay bacterias (ejércitos invasores) procedentes del exterior, sino que estamos ante algo que nuestro propio sistema hace contra sí mismo.

Así sucede con el cáncer o el SIDA, que son casos típicos de una “desregulación” de la coherencia fisiológica, un tipo de disfunción ecológica en el sistema complejo del cuerpo humano. El SIDA no infecta el sistema o provoca la autodestrucción del sistema inmunológico, sino que precipita y amplifica una desregulación del organismo, donde el sistema se auto-devora. La solución no radica solamente en una vacuna contra la invasión –lo externo–, que lleva a ignorar la globalidad del organismo, sino en proveer los anticuerpos necesarios –lo interno– para que éste se recupere y regule nuevamente su coherencia.

La tendencia de distinguir a las enfermedades como algo externo y no como parte de nuestra disposición del comportamiento reside en que nos consideramos unidades biológicas aisladas de las fuerzas que crean la salud y las enfermedades. A diferencia del mundo moderno, todas las civilizaciones antiguas disponían de una representación del tiempo más acorde con nuestro cuerpo, reconociendo la enorme cantidad de procesos cíclicos donde nuestros relojes biológicos no se comportan de igual manera.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más