Neo Club Press Miami FL

Una novela llamada a ser el libro del año

 Lo último
  • Luis Jiménez Hernández, un escritor naif Yo no confiaría nunca en algo que me contara alguien llamado por ejemplo Gabriel García Márquez, Vargas Llosa, Cortázar o Luis Jiménez. Gente que se dedica a hacer fantasmas con...
  • Nanas para despertar a los lúcidos Nanas para dormir a los bobos es el cuaderno ganador del premio ‘Reinaldo Arenas’ de narrativa correspondiente al año 2017 en el exilio (compartido con el también escritor cubano Armando...
  • ‘Brújula quebrada’ o la reinvención del dolor El dolor se mueve en círculos concéntricos. Cada cierto tiempo vuelve a ser el mismo de antes. El ciclo es continuo y en cada vuelta se reinventa. Siempre encuentra un...
  • Iniciación de una historia por hurgar El ensayo no es más que la acción y efecto de ensayar. Escrito, generalmente breve, sin el aparato ni la extensión que requiere un tratado completo sobre la misma materia....
  • El escritor como perro sarnoso Con enorme satisfacción, recibí la noticia de que el libro La noche del gran Godo, de Manuel Gayol Mecías, está circulando ahora mismo dentro de Cuba, gracias a una idea...

Una novela llamada a ser el libro del año

Rafael Vilches, autor de 'Ángeles desamparados'

Una novela llamada a ser el libro del año
mayo 09
06:52 2017

Ángeles desamparados es una novela del escritor cubano Rafael Vilches Proenza que está llamada a convertirse en lectura obligada. Pero, eso sí, los jóvenes lectores tienen que ser muy osados para lograr avanzar en el horror de la trama, que puede acabar con la virginidad del incauto que se adentre en ella.

Esta obra nos descubre un dolor lacerante, el desamparo de los niños que, sin ser aún adolescentes, por no tener dónde continuar estudios y mantenerse cerca de sus progenitores, son alejados de sus hogares, becados en sitios como cárceles donde de manera despiadada conocen qué es convertirse, con un tiro de gracia, en hombres y mujeres: en El Hombre Nuevo que etiquetó y soñó el argentino Ernesto Che Guevara.

Internados, sin tener derecho a reclamar sus derechos, son obligados a crecer con el miedo en los tuétanos. Es por ello que el cubano, después de 1959 y desde una edad muy temprana, se convierte en un esclavo fiel del Estado totalitario: la llamada Revolución cubana.

Son sus personajes, como ya dijo el crítico y literato Amir Valle, «seres atípicos». Es esta una novela rara dentro de la narrativa cubana, como lo siguen siendo las extraordinarias Manimal son, Matarile y Cañón de retrocarga, la primera de Ana Luz García, la segunda de Guillermo Vidal y la otra de Alejandro Álvarez. Está llena de una magia inocente dada por la infancia de sus personajes, niños que van aprendiendo a devorarse entre sí porque las circunstancias así se lo exigen para sobrevivir.

Ángeles desamparados resulta una obra coléricamente triste y verídica, que duele desde la primera hasta la última línea. Quien tenga el valor de aventurarse en su lectura, jamás volverá a ser el mismo. Es un libro que, de seguro, les hubiera gustado leer a Franz Kafka, T.S. Eliot, Jorge Enrique Adoum o Julio Cortázar.

De esta novela ha dicho el escritor cubano Eduard Encina: «Disfruté nuevamente de una de las mejores novelas que me he leído con el tema. Nunca me agotó, ni encontré repetitivo ninguno de los hechos que comúnmente suceden en estos espacios, porque Vilches los narra de una manera muy personal. Otros han escrito sobre eso de oídas, pero sin vivencias, sin credibilidad. Rafael Vilches Proenza ha escrito una joyita con un lenguaje dinámico y con esa cierta velocidad que pasan nuestros primeros años. Ángeles desamparados es una novela excelente. Vilches Proenza ha escrito un libro hondo y hermoso».

Es un libro desgarrador, escrito con honestidad y valentía que, si corre con la suerte que debe acompañarle y que solo le deparará la mano siempre certera de los lectores –y logra contar con la difusión que merece–, se convertirá en breve, lo sé, en un Best Seller.

Tampoco creo equivocarme al aseverar que este puede ser el libro del año en América, a pesar de ser publicado por una editorial pequeña que promueve la literatura de los escritores cubanos que permanecen en el ostracismo o son censurados en la Isla por el gobierno y la policía política. Se trata de Neo Club Ediciones, que cuenta con el empuje del editor y escritor Armando Añel.

Será difícil olvidar la lectura de esta novela, por su denuncia de los campos de concentración para menores, tema este terrible pero necesario. Ya lo ha dicho la crítica especializada: «es este, a pesar del horror, un libro hermoso». Aquí las historias se hilvanan con maestría y, cuando crees que el autor se va a explayar en la depravación de los hechos, suelta la historia y toma o retoma otra, sin abandonar jamás el hilo narrativo. En ella se verán reflejados muchos adolescentes si tienen la suerte y el arrojo suficientes para enfrentarse a su lectura.

Aún no me explico cómo tuve la valentía de leerla hasta el final y aún más, el atrevimiento de tan siquiera detenerme a beber un trago ni de agua o darme un respiro para sollozar. Logré terminarla de una sola sentada, como una bocanada de oxígeno. No sé cómo no he llorado. Tal vez es cierto que los hombres no lloran, pero entonces no comprendo cómo aún no me siento culpable. Hay en este libro una culpa de esas que nos han de acompañar hasta la muerte.

Me movió a leerla la excelencia, la autenticidad de la escritura y las historias conmovedoras. Es como si hubiese estado delante de un ente abatido a quien, para que no se desangrara, suturé la herida.

Adquirir Ángeles desamparados en esta edición de Neo Club Ediciones me hizo sentir el éxtasis de consumir el pan y beber el vino, ambos de la mano de Cristo, absolviendo así mis pecados. Me salvó de sentirme miserable ante un libro verdadero. Si acaso no creen lo que les digo, advierto: vayan con cuidado. Porque aunque no les brote de los ojos ni una sola lágrima, es muy probable que nunca vuelvan a ser los mismos.

Sobre el autor

Alain Martínez Ríos

Alain Martínez Ríos

Alain Martínez Ríos es graduado de la Universidad Central 'Marta Abreu', de la provincia de Las Villas. Músico, poeta y narrador, hace también periodismo independiente. Actualmente reside en Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más
  Armando Añel

El poeta está de guardia

Armando Añel

La irreverencia de la perspectiva y el lenguaje, narrativa lúdica donde la forma cabalga el contenido y ambos desembocan vertiginosamente en la anécdota, caracteriza a El guardián en la batalla,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami