Neo Club Press Miami FL

Una técnica para volar y crecer

Una técnica para volar y crecer

enero 25
13:58 2012

1-11_a_Man-in-TunnelDemasiado rígida la literatura actual para que dé un salto y deje atrás los condicionamientos del pasado, que constituyen, desde luego, su base. Sin memoria no hay literatura, y sin Historia es imposible hilvanar cierta lógica del arte literario.

Un condicionamiento que ha dejado huella en las literaturas modernas y nacionales es el humanismo. Se sospecha que esta condición creó toda una tradición de “amistades”,  de la cual la literatura no ha podido despegarse.

De modo que rara vez  vemos que un texto escapa de las garras de esta tendencia y propone una decantación  eficaz para sobrevivir y traspasar las barreras de los “regímenes literarios” que según Sloterdijk han fomentado lo que se conoce como la “creación de los estados nacionales literarios”. Una fuerza emotiva por donde el lector se forma la idea de lo que es la nacionalidad y la nación. De ahí que cada discurso sobre determinado nacionalismo venga dado por esta impronta humanitaria, de poder, en que los fuertes dejan saber su poderío a los débiles por medio de la escritura y la lectura. ¡Esto nunca falla!

En Cuba ha existido siempre una gran “amistad fundadora” por medio de la literatura y la creación artística. Lo que hoy se conoce como “nacionalidad y nación cubana” se sabe por medio de la literatura filosófica y creativa. Es una función comunicadora del humanismo cubano. No forma parte de la imaginación, cosa que Borges remarcó con toda prudencia y decisión. De modo que no importa que hayan mediado entre esta “gran amistad literaria” y el poder que se alimenta de ella la discordia y el desacato entre el sujeto que produce y el sujeto que consume la literatura; todos los clásicos de la literatura cubana, sin excepción, han trabajado en esta amistad fundadora de la nación en cuestión y han traído de vuelta al pasado y la Historia como término eficaz del lenguaje comunicativo.

Y éste ha sido el gran legado de la literatura cubana: ha hilvanado una tendencia de fijación y dependencia al pasado, sobre todo esta comunicación de amistades para fomentar lo que en la cultura cubana se denomina “orgullo nacional”.

Por eso siempre hay una pena que degustar en el fondo. Algo que nos hace percibir la lejanía. Y por eso estamos lejos de llegar al fondo del problema. Nadie propone a un flautista, nadie piensa en un bailarín, nadie reconoce al individuo como tal, nadie se apodera del poder fundamental de la imaginación. Toda la literatura cubana es imaginativa en tanto engrandece el humanismo retrógrado del nacionalismo para fomentar amistades y  fundar naciones, estados, instituciones, gobiernos, partidos. Nunca para fomentar la “libertad individual”. Nunca propone  una “técnica”, un medio literario para volar y crecer. Todo lo que veo en el panorama literario cubano se parece cada día más al eterno retorno de las amistades y el colectivismo.

Acabo de leer una magnífica novela que pronto se presentará en Miami, Ojos de Godo Rojo (Neo Club Ediciones) de Manuel Gayol Mecías.  Más allá de lo que se quiera decir sobre la novela, para mí es sobre una “técnica” de cómo salirse de la trampa del poder y el nacionalismo. Es la imaginación de una técnica. Es una técnica para trascender al humanismo pedestre que fomentó el ditirambo del discurso nacional en Cuba. Una técnica “para ser tú” y no seguir manteniendo formalidades amigables.

http://angelcallejas.wordpress.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami