Neo Club Press Miami FL

Unidad y pluralidad no se excluyen

Unidad y pluralidad no se excluyen

abril 04
19:52 2011

1-la_unidadLa unidad es la variedad y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo, aseveró Newton allá por el siglo XVII. Cuatro siglos más tarde, la esencia es la misma, no ha variado ni un ápice.

Por supuesto, la teoría de Newton funciona perfectamente para la naturaleza, pero no para ese conglomerado humano que llamamos sociedad. Son apenas un puñado de naciones alrededor del globo las que han aplicado con éxito relativo el principio del gran matemático. Estos países combinan en coherente armonía los más altos niveles de desarrollo económico, social y político del planeta.

El ejemplo más evidente de la efectividad de esta teoría es, sin dudas, Estados Unidos. Vale la pena recordar que, en sus inicios, nadie creyó que una nación donde existían diferentes Estados con sus respectivas leyes y regulaciones, pudiese prosperar. Sin embargo, la comunidad de intereses y un sistema político diseñado para servir a esa comunidad y no para ser servido por ella, dio como resultado el país más poderoso del planeta.

La experiencia de estas naciones en la creación de un sistema social altamente desarrollado basado en la diversidad de opiniones, credos y perspectivas adquiere significación especial en estos momentos, cuando el planeta se debate entre las explosiones sociales que recorren el Medio Oriente y las corrientes antidemocráticas que asoman la cabeza en Latinoamérica.  

Por supuesto, las naciones más prósperas del planeta no son hermanas gemelas. Entre ellas y dentro de ellas abundan las diferencias y contradicciones, que en ocasiones llegan a ser ásperas. Sin embargo, todas comparten rasgos comunes en cuanto a organización social y resolución de los problemas que afectan a la sociedad en su conjunto. A saber:

1-    El Estado sirve a la comunidad y no a la inversa. La existencia de dos o diez partidos no afecta esta premisa. Los políticos son simples sirvientes a las órdenes de la ciudadanía.
2-    Las revoluciones no son necesarias para resolver los problemas. Estos se resuelven por medio de la conciliación de intereses y la constante renovación de mecanismos y estructuras.
3-    Son los científicos, los artistas, los deportistas, los ingenieros, los arquitectos, los maestros y todos aquellos que producen y crean, los que fomentan el desarrollo de la sociedad, no los políticos.
4-    El progreso lo garantiza un entramado sólido de instituciones sociales y de derecho que garantiza los derechos ciudadanos, pone freno a los excesos y asegura que la sociedad en su conjunto sea la beneficiada, no un individuo o un grupo de individuos.
5-    Se fomenta el poder creativo del individuo y se crean los mecanismos para propiciar su desarrollo.

Son estas algunas de las reglas básicas que aseguran el funcionamiento sin contratiempos de un sistema social moderno y próspero. ¿Lograremos aplicarlas en Cuba?

www.thecrankyrant.wordpress.com

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami