Neo Club Press Miami FL

Venezuela, Cuba y el Eje del Mal

Venezuela, Cuba y el Eje del Mal

Venezuela, Cuba y el Eje del Mal
marzo 14
16:10 2014

En toda su historia política el sub-continente latinoamericano se ha definido a partir de dos ejes: el de Cuba-Venezuela y el de Argentina-Brasil. Desde hace un par de décadas el polo Cuba-Venezuela se ha hecho de la iniciativa estratégica ante la indolencia de Washington.

En 1959, Fidel Castro propuso al entonces presidente venezolano Rómulo Betancourt erigir una alianza política-petrolera no solo para apoderarse del continente sino para confrontar a Estados Unidos. Pero el presidente Betancourt rehusó y un airado Castro desató la violencia guerrillera.

Tras la debacle del bloque soviético Castro desempolvó su antiguo plan, esta vez con la complicidad de la “izquierda” venezolana, a la cual demandó que le brindara apoyo irrestricto en las siguientes elecciones presidenciales a un ex golpista: Hugo Chávez.

El anónimo coronel propulsado por los Castro, Hugo Chávez, ganó las elecciones en 1998 gracias a un equipo de expertos cubanos en computación y al venenoso bolsillo de La Habana.

De inmediato, Fidel Castro convenció a Chávez de comprar con petrodólares los votos de países del Caribe y de África, para asegurar primero una cómoda mayoría en la OEA, neutralizando cualquier acción futura de Washington y disponer, además, de un amplio apoyo en la ONU para hipnotizar a Europa.

En este engranaje, Cuba se sitúa como el centro logístico para el trasiego ilegal de servicios, finanzas, petróleo, armamentos, tecnología; así como sede de compañías ficticias rusas, iraníes, venezolanas, etc., prestas a evadir las restricciones internacionales.

A la vez se promovía en el poder a radicales como Evo Morales, Rafael Correa o Daniel Ortega, quienes se integraron de inmediato a la alianza energética: Venezuela-petróleo, Bolivia-gas, Ecuador-petróleo, Irán-petróleo.

Cabría decir que en este engranaje Cuba se sitúa como el centro logístico para el trasiego ilegal de servicios, finanzas, petróleo, armamentos, tecnología; así como sede de compañías ficticias rusas, iraníes, venezolanas, etc., prestas a evadir las restricciones internacionales.

Cuba y Venezuela establecieron la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), una alianza económica de América del Sur y El Caribe, como alternativa al NAFTA norteamericano. A sugerencia de Castro, Venezuela compró la deuda externa de Argentina asegurando la confluencia de la dinastía bonaerense de los Kirchner.

En el marco del ALBA la empresa cubano-venezolana PetroCaribe, que opera desde La Habana, aseguró la dependencia energética de 18 países del Caribe y América Central, seduciéndolos con precios muy bajos.

En los años noventa, Castro y Chávez desplegaron una campaña con los petro-países de América Latina, Rusia y el Medio Oriente, a fin de incrementar lo más posible el precio mundial del crudo y, como lado oscuro, dislocar las economías de Estados Unidos y Europa. Desde ese momento se cuadruplicaría el precio del barril.

Para lograr este fin la diplomacia cubana introdujo a Chávez en África, en el mundo islámico, en China y en países antagónicos a Estados Unidos como Irán, Siria, la Libia de Muamar Gadafi, Corea del Norte, Palestina, etcétera, y con las del extinto bloque soviético, como Rusia y Belarús.

Una vez consolidada el control cubano en Venezuela, La Habana presionaría a los integrantes del ALBA a establecer alianzas extra-continentales. Así, toma cuerpo con el apoyo venezolano propiciar la irrupción de los rusos y los chinos en el hemisferio.

La conexión ruso-venezolana se articula con más de 45 protocolos, incluyendo un reactor nuclear, un banco mutuo con capital inicial de $12,000 millones, una línea directa Moscú-Caracas y la asociación de PDVSA con los consorcios petroleros Gazprom, Roseneft y Lukoil para explotar las colosales reservas del Orinoco, suspendiendo con ello compromisos con las corporaciones petroleras norteamericanas.

La manifestación más palpable de esta interacción política ha sido el acuerdo militar de Vladimir Putin con Cuba y Venezuela por $4,500 millones, que garantiza puertos de ambos países para la marina de guerra rusa.

Venezuela e Irán conformarían un banco común con sede en La Habana,  establecerían una red de entidades comerciales en Caracas, firmando un acuerdo militar que incluía al programa nuclear, la compra de armamentos fabricados por Cuba y Venezuela y una base de entrenamiento de iraníes en Zuata. Y todo esto está implicado con PDVSA, la cual supliría la necesidad iraní de gasolina, violando el embargo de la ONU.

Esta infraestructura iraní propiciada por La Habana y Caracas le permitiría ocultar manejos ilegales con organizaciones terroristas en el sub-continente, sobre todo desde la Isla Margarita. En este sentido, los iraníes utilizan pasaportes venezolanos para desplazarse y hacen uso del sistema bancario ecuatoriano para manipular sus finanzas.

Yendo más allá, Raúl Castro ha planteado reiteradamente que Rusia, China, Cuba y Venezuela son socios estratégicos en cuanto al petróleo y la tecnología militar.

Nos inclinamos a concluir que ante el vacío de presencia y proyección de la actual administración en la Casa Blanca, se ha puesto en marcha la estrategia de reemplazar a Estados Unidos en América Latina tanto en hegemonía política como en economía, inversiones, finanzas y tecnología.

Ha sido el petro-dólar venezolano la herramienta habanera para elevar al poder a “déspotas de Indias” los cuales no podrían subsistir sin tales subsidios. De ahí que una trasformación política regimental en Venezuela puede salvar el continente de su actual regresión democrática.

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Da igual
    Da igual marzo 15, 10:15

    ¿Cómo se pueden escribir tantas tonterías?…porque seguro alguien las cree

  2. ¡VERDADES!
    ¡VERDADES! marzo 17, 16:13

    DESCUBRIENDO NO, EN REALIDAD ES DESENTRAÑANDO VERDADES OCULTAS!!!

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más