Neo Club Press Miami FL

Venezuela en la encrucijada de siempre

Venezuela en la encrucijada de siempre

Venezuela en la encrucijada de siempre
Marzo 03
11:53 2014

Pensar en lo espontáneo y untarlo sobre lo que acontece en Venezuela no solamente es una ingenuidad perversa, como ignorar la gruesa influencia que puede tener el gobierno cubano sobre ese país, en compadreo, hermanamiento o de la manera que fuere.

Entonces, si atendemos a la historia reciente, los últimos 30 años, por ejemplo, partimos del llamado Caracazo, durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez –y la total ausencia de personal técnico de Cuba–, donde se pudo apreciar el estallido de sectores desfavorecidos que arremetieron contra establecimientos comerciales y los saquearon. En una frenética explosión civil, un agotamiento de la capacidad para soportar los abusos, la indolencia de los políticos.

Aquellas personas bajaron en hordas de los llamados cerros, la mayoría, los barrios más pobres de las afueras de la ciudad de Caracas. Bajaron a miles. Como termitas dejaron un rastro desolador en los almacenes de víveres y tiendas de comercios del centro de la ciudad. No en las boutiques de lujo, no en las joyerías ni los hoteles o en las casas particulares.

un momento del Caracazo

un momento del Caracazo

La violencia real no obstante vino después, los muertos que el ejército, la antigua Policía Metropolitana y la Guardia Nacional, como ahora, en cruenta vendetta regaron por las calles llegaron pasado el saqueo. Con alevosía.

La excusa fue poner, recuperar el orden, encontrar las evidencias en las chabolas de los marginados… Dar ejemplo.

Porque Venezuela no es cualquier país de América Latina, tampoco del mundo. Es uno de los diez primeros productores de petróleo, y sin embargo también es un país en vías de desarrollo, con un analfabetismo que ha llegado hasta el siglo XXI.

(Sí, hasta ayer como quien dice se hablaba del plan Robinson, aquello que introdujo el presidente Chávez, algo muy análogo a la experiencia cubana en su etapa de enseñar a leer y escribir a los más pobres, los más distantes en los años 6o, cuando hubo realmente Revolución en Cuba).

Porque no es que en Venezuela no hubiera médicos, buenos doctores y maestros, buenas escuelas: la cuestión es que eran muy caros, y las zonas rurales desatendidas.

Más de una década de chavismo no ha satisfecho sin embargo todas las demandas, necesidades de los más pobres, ni tampoco encaminar la sociedad hacia un estado del bienestar. El proceso de renacionalización de empresas y recursos naturales, que en un principio se vio como el milagro, sencillamente creó un nuevo círculo de poder, una nueva casta, donde los militares y afines ocuparon un puesto visiblemente estratégico.

Hoy se desangra otra vez Venezuela. El buen resultado del opositor Capriles en las pasadas elecciones generales, anatematizado el líder opositor hasta donde sea posible por los medios chavistas, que ya son casi todos, y por la propia derecha, que sigue sin verlo con la determinación suficiente, sin el despilfarro de testosteronas que parece imprescindible para llegar a satisfacer a los electores venezolanos, ni siquiera se recuerda. Cuando precisamente si alguna vez hubo un momento complejo para Maduro y lo que representa, fueron las elecciones pasadas.

Más de una década de chavismo no ha satisfecho todas las demandas, necesidades de los más pobres, ni tampoco encaminar la sociedad hacia un estado del bienestar. El proceso de renacionalización de empresas y recursos naturales, que en un principio se vio como el milagro, sencillamente creó un nuevo círculo de poder, una nueva casta.

La estrategia de Leopoldo López, más agitador y oportuno sin duda, aun siendo con las mejores intenciones, conspira a favor del ocultamiento de Capriles. Máxime cuando antes el abogado López rehusó enfrentar –para no perder posiblemente, no le daban posibilidades– en elecciones primarias al gobernador del Estado de Miranda. Empero fue bien diferente su reacción el mes pasado al convocar a la calle sin descanso, lo que sin duda ha sido interpretado como una traición por el sector caprilista de la derecha venezolana, más atomizada que nunca. Se suponía que el liderazgo lo ejercería el candidato a la presidencia, se daba por hecho que el centro derecha tenía solamente un líder, y no era López.

Convocar a la desobediencia civil de manera constante, aunque pacífica, no fue ni es la idea que tiene Henrique Capriles para vencer al chavismo. El deterioro de las instituciones, la anarquía burocrática, el agotamiento ciudadano y las dolencias ya reparadas en el ejemplo cubano son más fiables según lo piensa. Eso y unas convicciones profundas en su capacidad de liderazgo, conocimiento de los suyos.

A la postre llegaron los muertos, pero a diferencia de hace 30 años, cuando el Caracazo, no hubo saqueo ni la gente bajaba de los cerros.

Si bien el ejército y la policía seguían siendo los mismos. Aunque con diferente gobierno, distintas ideologías.

Sobre el autor

L. Santiago Méndez Alpízar/ Chago

L. Santiago Méndez Alpízar/ Chago

L Santiago Méndez Alpízar (Las Villas, 1970) es escritor y editor cubano. Ha publicado los poemarios “Plaza de Armas” (Letras Cubanas), “Rockason con Virgilio Piñera” (Editorial Betania), “Bagazo (poemas íberos)” (Efory Atocha Ediciones) y “¿Entonces, qué?”, antología de tres libros escritos entre 1994 y 2006 (Editorial Verbum). Reside en Madrid desde 1996, ciudad donde dirige Efory Atocha Ediciones y edita el sitio homónimo (http://www.eforyatocha.com/).

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Necesidad del fuego

Jorge Olivera Castillo

                  Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos

0 comentario Leer más
  Alcides Herrera

Una espina dorada

Alcides Herrera

                  Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez

0 comentario Leer más
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XV y final)

Jorge Ignacio Pérez

La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami