Neo Club Press Miami FL

Venganza de Heribaldo

Venganza de Heribaldo

diciembre 09
04:01 2010

Venganza de Heribaldo

Heribaldo se fue a cazar osos, y al encontrarse con uno pequeño de color marrón, le disparó. Entonces sintió un golpecito sobre su hombro y, al darse vuelta, vio un gran oso negro que le dijo:

–Tienes dos opciones… O te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con sexo.

Heribaldo decidió agacharse.

Aunque se sintió dolido por dos semanas, rápidamente se recuperó y juró venganza. Por lo que inició otro viaje para encontrar al oso negro y, cuando por fin lo encontró, le disparó. Entonces sintió otro golpecito en el hombro.

Esta vez un enorme oso grisáceo estaba a su derecha. Era más grande que el oso negro, y le dijo:

–Esto te va a doler más a ti que a mí, pero tienes dos opciones… O te golpeo hasta la muerte, o nos entendemos con sexo.

Otra vez, Heribaldo pensó que era mejor perder su dignidad que su vida.

Aunque sobrevivió, pasaron muchos meses antes de que lograra recuperarse. Entonces, ultrajado, se dirigió de nuevo al bosque con una sola meta: ¡Venganza!

Logró encontrar la pista del oso grisáceo, lo ubicó y le disparó. Otra vez sintió un golpecito en el hombro, giró y vio un gigantesco oso polar que, mirándolo fijamente, le dijo:

–Admítelo Heribaldo…. ¡tú no vienes a cazar!

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: