Neo Club Press Miami FL

Venganza de Heribaldo

Venganza de Heribaldo

diciembre 09
04:01 2010

Venganza de Heribaldo

Heribaldo se fue a cazar osos, y al encontrarse con uno pequeño de color marrón, le disparó. Entonces sintió un golpecito sobre su hombro y, al darse vuelta, vio un gran oso negro que le dijo:

–Tienes dos opciones… O te golpeo hasta la muerte o nos entendemos con sexo.

Heribaldo decidió agacharse.

Aunque se sintió dolido por dos semanas, rápidamente se recuperó y juró venganza. Por lo que inició otro viaje para encontrar al oso negro y, cuando por fin lo encontró, le disparó. Entonces sintió otro golpecito en el hombro.

Esta vez un enorme oso grisáceo estaba a su derecha. Era más grande que el oso negro, y le dijo:

–Esto te va a doler más a ti que a mí, pero tienes dos opciones… O te golpeo hasta la muerte, o nos entendemos con sexo.

Otra vez, Heribaldo pensó que era mejor perder su dignidad que su vida.

Aunque sobrevivió, pasaron muchos meses antes de que lograra recuperarse. Entonces, ultrajado, se dirigió de nuevo al bosque con una sola meta: ¡Venganza!

Logró encontrar la pista del oso grisáceo, lo ubicó y le disparó. Otra vez sintió un golpecito en el hombro, giró y vio un gigantesco oso polar que, mirándolo fijamente, le dijo:

–Admítelo Heribaldo…. ¡tú no vienes a cazar!

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami