Neo Club Press Miami FL

Vergüenza

 Lo último
  • Martí perdido en la telaraña de la Matrix En un nuevo aniversario de la muerte de José Martí, un par de anotaciones al margen:   a) Martí no fue un guerrero de la Matrix, de serlo nunca se...
  • Santo y seña para una escuela de matones Es raro que las feministas y los intelectuales de la izquierda bistec en Cuba no hayan organizado otra guerrita de los e-mails para exigir que cambien el nombre de aquella...
  • Para iniciar una revolución en el referendo Existe la muy extendida idea de la necesidad de formar un bloque unido de la oposición cubana para derrocar al régimen. Por desgracia, excepto para aquellos que nunca logran deshacer...
  • Díaz Canel, lo peor de lo peor Miguel Díaz Canel, que tiene 58 años, representa lo peor de su generación. Porque para ganarse de tal modo la confianza de la familia Castro, y especialmente de Raúl, tiene...
  • La revuelta de los holgazanes Ya se sabe que Lenin no trabajó nunca, que mientras se preparaba para su único empleo, el de alucinado profesional, comió y vistió durante 30 años con las remesas que...

Vergüenza

Vergüenza
febrero 23
00:48 2016

 

Una de las cosas que hay que tener en cuenta cuando se escribe, y cuando se habla también, es el orden de las palabras dentro de la oración, de la frase dentro del párrafo. Hay que seguir la lógica del pensamiento. El ejemplo clásico de lo que digo es “Vendo cama para matrimonio de hierro”.

En una breve nota sobre el caso de Michael Hernández, el asesino de Jaime Gough, el Nuevo Herald de hoy, 22 de febrero de 2016, dice así:

“Un juez anunciará si un hombre del sur de la Florida seguirá cumpliendo una sentencia de cadena perpetua o por el contrario tendría una condena más leve tras haber sido hallado culpable de haber asesinado a cuchilladas a un amigo de la escuela intermedia en la que estudiaban.

Ahí dice que la condena será más leve tras haber sido hallado culpable. Vaya, vaya. Traslademos la frase “o por el contrario, tendría una condena más leve…” para el final de la oración y quedaría así, con un par de arreglitos:

“Un juez anunciará si un hombre del sur de la Florida seguirá cumpliendo una sentencia de cadena perpetua tras (o por) haber sido hallado culpable de haber asesinado a cuchilladas a un amigo de la escuela intermedia en la que estudiaban o si, por el contrario, tendría (o tendrá) una condena más leve (teniendo en cuenta…).

El último párrafo del mismo artículo dice:

“La Fiscalía dijo que Hernández debería seguir tras las rejas de por vida. Diversos testimonios indican que Hernández permanece obsesionado con la muerte y ha terminado por convertirse en un asesino serial”.

Dice que “Hernández ha terminado por convertirse en un asesino serial”. ¿Pero es que ha matado a varios más dentro de la cárcel? Esto es imperdonable. Es una falta de respeto a los lectores.

Y una más de el Nuevo Herald: Hace tiempo que he observado que la encuesta que el periódico hace todos los días la redactan, por lo menos, dos personas. Una de ellas sabe usar el subjuntivo y la otra no. La que no sabe siempre pregunta con el verbo creer, y siempre lo hace mal. Decimos “creo que viene o que vendrá” (verbo en presente o en futuro), es decir, que cuando creo algo la oración subordinada va en indicativo, porque creo, porque no dudo, porque el modo indicativo es el modo de la realidad. Cuando decimos “no creo que / no pienso que / dudo que / etc. la subordinada va en subjuntivo, porque el enunciado es subjetivo, no es real. Y hoy, la encuesta dice:

“Debido a la profunda crisis económica en Venezuela, ¿cree que Nicolás Maduro salga del poder durante el 2016?”. Debería decir: “¿cree que Nicolás Maduro saldrá del poder durante el 2016?”

Yo creo que Maduro saldrá del poder, pero dudo que esta persona salga de la redacción del periódico. El poder del enchufe: tema para otra columna.

Sobre el autor

Madeline Hernández

Madeline Hernández

Madeline Hernández, traductora, editora, profesora de español, es doctora en Pedagogía por la Universidad de La Habana. Ha sido conductora de diversos programas de radio y televisión orientados a la educación infantil. Es fundadora del INPYL (Instituto Nacional para Párvulos y Lactantes), primero de su tipo en Cuba. Al ser intervenido el negocio por el castrismo, Madeline se dedicó a la enseñanza del idioma español para profesionales y extranjeros. Reside en Estados Unidos (ProfesoraMadeline@gmail.com).

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami