Neo Club Press Miami FL

Vergüenza

 Lo último
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...
  • El coletazo neopopulista   Resumiendo rápido y tal vez rudimentariamente, podría decirse que los tres grandes sistemas que han predominado en la modernidad –el socialismo, el fascismo y el triunfador liberalismo (liberalismo no...
  • La delación, hierro candente en el alma de Cuba   Se afirma que en la antigua RDA, uno de cada tres ciudadanos era informante de la STASI, la tenebrosa agencia de Seguridad del Estado, hija pródiga de la Gestapo....

Vergüenza

Vergüenza
febrero 23
00:48 2016

 

Una de las cosas que hay que tener en cuenta cuando se escribe, y cuando se habla también, es el orden de las palabras dentro de la oración, de la frase dentro del párrafo. Hay que seguir la lógica del pensamiento. El ejemplo clásico de lo que digo es “Vendo cama para matrimonio de hierro”.

En una breve nota sobre el caso de Michael Hernández, el asesino de Jaime Gough, el Nuevo Herald de hoy, 22 de febrero de 2016, dice así:

“Un juez anunciará si un hombre del sur de la Florida seguirá cumpliendo una sentencia de cadena perpetua o por el contrario tendría una condena más leve tras haber sido hallado culpable de haber asesinado a cuchilladas a un amigo de la escuela intermedia en la que estudiaban.

Ahí dice que la condena será más leve tras haber sido hallado culpable. Vaya, vaya. Traslademos la frase “o por el contrario, tendría una condena más leve…” para el final de la oración y quedaría así, con un par de arreglitos:

“Un juez anunciará si un hombre del sur de la Florida seguirá cumpliendo una sentencia de cadena perpetua tras (o por) haber sido hallado culpable de haber asesinado a cuchilladas a un amigo de la escuela intermedia en la que estudiaban o si, por el contrario, tendría (o tendrá) una condena más leve (teniendo en cuenta…).

El último párrafo del mismo artículo dice:

“La Fiscalía dijo que Hernández debería seguir tras las rejas de por vida. Diversos testimonios indican que Hernández permanece obsesionado con la muerte y ha terminado por convertirse en un asesino serial”.

Dice que “Hernández ha terminado por convertirse en un asesino serial”. ¿Pero es que ha matado a varios más dentro de la cárcel? Esto es imperdonable. Es una falta de respeto a los lectores.

Y una más de el Nuevo Herald: Hace tiempo que he observado que la encuesta que el periódico hace todos los días la redactan, por lo menos, dos personas. Una de ellas sabe usar el subjuntivo y la otra no. La que no sabe siempre pregunta con el verbo creer, y siempre lo hace mal. Decimos “creo que viene o que vendrá” (verbo en presente o en futuro), es decir, que cuando creo algo la oración subordinada va en indicativo, porque creo, porque no dudo, porque el modo indicativo es el modo de la realidad. Cuando decimos “no creo que / no pienso que / dudo que / etc. la subordinada va en subjuntivo, porque el enunciado es subjetivo, no es real. Y hoy, la encuesta dice:

“Debido a la profunda crisis económica en Venezuela, ¿cree que Nicolás Maduro salga del poder durante el 2016?”. Debería decir: “¿cree que Nicolás Maduro saldrá del poder durante el 2016?”

Yo creo que Maduro saldrá del poder, pero dudo que esta persona salga de la redacción del periódico. El poder del enchufe: tema para otra columna.

Sobre el autor

Madeline Hernández

Madeline Hernández

Madeline Hernández, traductora, editora, profesora de español, es doctora en Pedagogía por la Universidad de La Habana. Ha sido conductora de diversos programas de radio y televisión orientados a la educación infantil. Es fundadora del INPYL (Instituto Nacional para Párvulos y Lactantes), primero de su tipo en Cuba. Al ser intervenido el negocio por el castrismo, Madeline se dedicó a la enseñanza del idioma español para profesionales y extranjeros. Reside en Estados Unidos (ProfesoraMadeline@gmail.com).

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Lucy Ramón
    Lucy Ramón febrero 23, 04:12

    En mi opinión,no se trata sólo del mal uso del idioma sino de la mala intención con la que el autor pretende confundir las lector.
    El caso del niño asesino le ha costado mucha plata a este condado y no me sorprendería si,en cualquier momento,le “suavizan”la condena.
    Cuando todos creíamos que ese caso estaba cerrado,reaparece matizado de tecnicismos.
    Idioma y hechos malamente combinados.

    Reply to this comment
  2. Lucy Ramón
    Lucy Ramón febrero 23, 04:14

    Rectifico:
    Con que el autor pretende confundir AL LECTOR.
    Mis disculpas.
    Gracias.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami