Neo Club Press Miami FL

Vetero Club: El prófugo

Vetero Club: El prófugo

Vetero Club: El prófugo
Mayo 05
00:09 2015

Los guerreros duermen con las botas puestas, pero él no era guerrero ni calzaba botas y para más inri padecía de insomnio. Lo despertó el ruido del tren.

Miró el reloj. Los prófugos duermen con el reloj en la muñeca. Vio que había cabeceado apenas un par de horas.

Corrió la cortina y atisbó entre la nieve los arcos del puente que sostenía el ferrocarril. Midió con la vista una vez más los pasos que lo separaban de la escalera de incendios por si tenía que salir huyendo. El sombrero y la gabardina reposaban en la cama a su lado junto a una estola litúrgica con un monograma de símbolos arcanos.

El tren rodaba interminable. Lo podía escuchar. Era una marcha marcial. Siseaba. Lo podía sentir. Se desplazaba por su pierna bajo el pantalón.

Despertó del todo cuando la serpiente de dos cabezas, una en cada extremo de su cuerpo, le clavó sus dos pares de colmillos. Alucinaba. Tenía que estar alucinando. El rastro espumoso del ofidio bifécalo indicaba que había reptado desde la puerta de la habitación de mala muerte en cuya cama esperaba ansioso el amanecer para subirse a un tren de Nueva York aferrado a una maleta de cuero repujado con el mismo monograma de la estola y las iniciales del Vetero Club, esa sociedad secreta, ese antiguo club de caballería según los registros oficiales desaparecido. Paralizado de terror, Jasón Cavalleiro, un escritor de éxito, supo que era el fin.

Pero era el principio.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Rolando Aniceto

Rolando Aniceto

Rolando Aniceto es graduado de Periodismo de la Universidad de La Habana. Además de en Cuba, ha trabajado en medios de prensa de Venezuela, Estados Unidos y Reino Unido. Durante doce años se desempeñó como productor de la BBC de Londres, ciudad en la que reside. Sus relatos y textos han aparecido en los últimos cinco años en medios digitales de varios países.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Jasón C.
    Jasón C. Mayo 11, 20:51

    Ya empezó el relajito conmigo. Esta vez voy a ser muy duro.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami