Neo Club Press Miami FL

Vindicación del choteo

Vindicación del choteo

Vindicación del choteo
octubre 21
19:33 2014

El problema de la alimentación ―que junto al de la vivienda, el agua, el transporte y tantos otros es endémico desde hace medio siglo en Cuba― protagoniza este libro. Primeras de la saga de Nefasto, personaje entrañable del escritor y periodista independiente Víctor Manuel Domínguez, las crónicas de Revolución a la carta profundizan sin piedad en la crisis del desabastecimiento, seguramente el problema más cardinal que la llamada “revolución cubana” ―supuestamente hecha por los humildes, con los humildes y para los humildes― no ha podido resolver, o no ha querido resolver, a lo largo y ancho de su historia, que ya es antigua.

El tema de la comida, de la alimentación o, como dijera el inefable Pánfilo (Juan Carlos González Marcos) ―quien alcanzó notoriedad en 2009 cuando un video de sus demandas se publicó en internet―, de “la jama”, es omnipresente en Cuba. Y consecuentemente, a través de la burla o el choteo, omnipresente en este libro. Porque Revolución a la carta también trae a colación las evocaciones del célebre ensayista Jorge Mañach en torno a esta condición sociocultural llamada “choteo”, desde la que un cronista como Nefasto pone patas arriba las mesas del nacionalsocialismo a la cubana.

Prólogo al libro “Revolución a la carta”, de Víctor Manuel Domínguez, que, con portada de Nilo Julián González Preval, Neo Club Ediciones presentará en breve en Miami.

REVOLUCION-cover-1 (3)En boca de Nefasto la función social del humor retoma sus cartas ganadoras. El choteo viste de largo su regreso al escenario editorial cubano con este primer tomo de la saga desarrollada por Domínguez, quien, como sabe todo el que lo conoce, se parece mucho a su personaje. Si Víctor Manuel Domínguez es capaz de reírse de sí mismo cómo no va a hacerlo de la tiranía alimentaria vigente en Cuba, el país donde vive. Y no solo radiografiando una realidad que mucho tiene de comedia, sino recreándola y amplificándola desde el lenguaje y las situaciones. Nefasto chotea al castrismo minuciosamente, hundiendo el bisturí de la burla en la carne demente de la revolución. El sistema está enfermo y solo puede ser intervenido a través de una operación de esclarecimiento. En este caso, se satiriza el surrealismo alimentario castrista, que ha vuelto irreconocible la realidad cubana durante 57 años seguidos, hasta poner en situación, y clarificar, sus más mínimos detalles.

“En todos sus aspectos, el choteo es enemigo de cuanto proponga una limitación a la expansión individual”. Fue una de las tantas formas con que lo definió Mañach, quien, sin embargo, erró en la última edición de Indagación del choteo (1955) al presumir que se trataba de una manifestación en franca retirada sociocultural, esto es, que a la altura de la década del cincuenta el cubano comenzaba a rebasar el choteo “como hábito o actitud generalizada”.

Así, estas crónicas de Nefasto, y con ellas el espíritu fabulador de un pueblo que tras más de medio siglo de racionamiento no se resigna a vivir en cadenas, y en carencias, constituyen una vindicación del choteo y, transversalmente, una refutación de Mañach. Incluso por partida doble, porque ni el fenómeno que en 1928 inspirara su famosa conferencia ha desaparecido ―más bien se ha expandido― ni, de cara a la actual realidad insular, resulta superfluo o contraproducente. Nefasto demuestra que, al contrario, el choteo también puede servir como arma arrojadiza, o escudo, ante lo que carece de mérito y crédito. Ante la rigidez de un régimen al que históricamente le ha encantado chotear… siempre que no lo choteen. Y en estas páginas, cargadas de un delicioso humor corrosivo, la Revolución comparece como el choteador choteado.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami