Neo Club Press Miami FL

Visión de La Habana

 Lo último
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...
  • Miércoles de ceniza (I)                   Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito...

Visión de La Habana

Visión de La Habana
septiembre 16
02:53 2015

 

…la profundidad disipa el límite, el descubrimiento, el hallazgo y esa grandeza que solamente se encuentra en la inmortalidad del pensamiento y la meditaciόn.

Muchas veces nos sorprende el silencio astral, y el instante de esa quietud lo descubrimos desplegado alrededor de la luz, se deja filtrar a través de la oquedad del portόn de la iglesia mayor, se presenta majestuoso y detenido ahí en su tiempo, mirando el surgir y la ascenciόn de la nueva ciudad, que rompe la línea más sinuosa e imantada en la violencia de las formas visibles y los ángulos rectos.

La ciudad asciende como si escapara en toda su extensiόn, en esa belleza inaparente, incorporada al descubrimiento, al azar y la permanencia de introducirse en un instante, de sumergirse en la altivez de un barroquismo poderoso y atrayente: toda una voz surgida entre piedras legendarias, envueltas de una energía y una confianza en su majestuosidad y en el carácter propiciado por la ciudad, que resiste los embates del tiempo, el vasallaje implantado por retrógradas que la destruyeron y además permitieron su desmoronamiento.

“Patrimonio de la humanidad”. Ojalá podamos salvarla algún día.

“El malecόn es la visiόn memorable de La Habana, y sus barrios las infinitas variantes sinfόnicas”. José Lezama Lima.

-II-

Ciudad profunda, inmensa desde el principio al percibir sus columnas, capiteles, pórticos, balaustradas, guardavecinos, fachadas que fueron guardianes inseparables de los ensueños de los habaneros. Añoramos esta ciudad detenida en un suspiro aprendido, reflexionado en el silencio y la alegría, nuestra soñadora y amante del amor a hurtadillas.

Traspasar el hermetismo y los gestos más hieráticos de sus adoquines, que conservan el reposo en la grandiosidad y la paciencia de sus moradores, legado del recuerdo de nuestros aborígenes y antepasados, traídos en contra de su voluntad, vertidos en tierra buena y fértil. Debemos reflexionar. Por fin rompamos las amarras y echemos la barca al mar.

-III-

Escucho la voz del tiempo esparcirse seductoramente, misteriosa riqueza en la arrogancia de la ciudad bañada por un mar azul-azul, acompañado por un sol radiante, como la incorporaciόn por una estatua de Rodin en toda su infinitud, o como la Faunesa de pie, o la Jungla de nuestro Wilfredo Lam en su reflexiόn de luz y color. Cuando el bostezo del buey busca el aroma de la lespedeza, esparcido en el espacio ausente de la granada verde y humectada del rocío.

-IV-

Reinicio mi andar y las conversaciones con la ciudad comienzan cuando la trompeta es escuchada en la noche, y su sonido recién se inicia. Intento visitar sus calles empedradas, y al asomarnos al ventanal la diviso oronda y feliz. Siento que la amo mucho más que antes.

-V-

En la edad del nacimiento de nuestra ciudad, envuelta en su eterno retiro, sentir a sus habitantes respirar en ahogada profundidad, y la infinitud de sus calles flanqueadas por muros y recintos húmedos, calurosos, pero en dignidad ascendente. Aunque el espacio se reduzca y las exacerbaciones sean insuficientes, seguimos construyendo nuestra ciudad eternizada. Lo mejor es que nuestra ciudad no es tan antigua pero tiene su chic, como dicen los ingleses. La ciudad ha sido construida con los brazos levantados y la expansiόn doliente de despertar al suspiro y al aire que arrastra el polvillo del tiempo, y nuestros cuerpos prosiguen su marcha a través de la superficie de los orígenes, y por siempre recordaremos a nuestros antepasados, y quizás andaremos sus calles.

-VI-

Retornar al espacio ascendente antes que este cuerpo deje su sombra, y poder tener el disfrute fruitivo, casi anticipado de contemplar la ciudad de viejas tradiciones, llevadas a dimensiones lejanas, guiadas por la voluntad de comunicaciόn. En vaivén sensual encontrar la consagraciόn de un poema bien llevado, la aplicaciόn idiomática con imágenes sosegadas, acompañadas por el sueño que nos envuelve al final del recorrido, casi espiritual, dentro de nuestra ciudad embrujada de hechizos.

Sobre el autor

Tony Cuartas

Tony Cuartas

Tony Cuartas (La Habana, 1941), poeta y narrador, estudió y trabajó en Cuba como diseñador gráfico y escenográfico. Ha publicado los poemarios “Prolongación ancestral” (Letra de Molde Ediciones, 2009), “Los caballos” (Editorial Iduana, 2010), “Anábasis del instante” (Neo Club Ediciones, 2013), "Quince minutos a las plegarias del amor (Neo Club Ediciones, 2015) y la novela "El laurel" (Neo Club Ediciones, 2016). Escritor “influenciado en gran medida por su padre, que publicó poemas en la década del treinta en la revista Argos”, Cuartas tiene varios poemarios inéditos y dos novelas concluidas. Reside en San Diego, California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami