Neo Club Press Miami FL

Visión de una vieja en harapos

 Lo último
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....
  • Resolución                   me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en...
  • Amor y odios                   Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del perdón frente a la única verdad: Úvula pariendo toda la...
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...

Visión de una vieja en harapos

Mendiga (Almeida Júnior)

Visión de una vieja en harapos
diciembre 26
14:53 2015

Se extingue la bondad
en los jardines privados.
A. Fonseca

 

 

 

 

 

 

 

Deja a los otros los trajines del Tiempo
y los vanos afanes que a nadie justifican
los desvelos de la víspera, los autos de lujo
las sábanas de 700 hilos, los triviales perfumes
el confort del baño y el desayuno puntual
las acolchadas pantuflas, las envilecidas marcas
y el altivo decir: Esto es lo mío y lo otro también.
La apropiación no se hizo para ella.

Bástale haber hallado un pedazo de papel mugroso
y una pluma abandonada en un basurero de un Banco
como si fueran un tesoro: el espejo de una fuente
de la que han de brotar sus versos desmedidos
su poema vital que quizás nadie entienda.
Más eso no le importa, si es el fruto desollado
de largas horas bajo el sol, bajo la lluvia y la ventisca
en una parada del ómnibus que nunca ha de tomar.

En una esquina del suroeste de Miami, bajo una sombrilla rota
–como único refugio del espíritu– brota la poesía
como un manantial enajenado, entre la turbulencia del tráfico
la contaminación, el reverberante asfalto, las luces de los semáforos
que rigen la premura de los otros, las miradas esquivas de los otros
de esos que, como yo, pretenden ignorar a una vieja harapienta
que nos ofrece, como espléndido regalo, su vida en esencias
con todo el fervor de los ungidos.

Sobre el autor

Félix Anesio

Félix Anesio

Félix Anesio (Guantánamo, 1950) es ingeniero de profesión. Narrador y poeta. Ha publicado el libro de relatos "Crónicas aldeanas" (Voces de Hoy, 2012) y el poemario "La cosecha" (Entre Líneas, 2014). Sus relatos y poemas han sido publicados en varias antologías y en revistas digitales e impresas como Arique, Linden Lane Magazine, Nagari, Conexos y La Otra Costilla, entre otras. Edita el blog de arte y literatura cronicasaldeanas.blogspot.com. Reside en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Anónimo
    Anónimo enero 02, 20:24

    Me encanta el trabajo poético de Anesio;fluye y te traslada al punto Q el desea.Su prosa es impecable CRÓNICAS ALDEANA ES UNO DE MIS LIBROS DE CABECERA. EXITOS POR VENIR AMIGO

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner: ‘Otro gran fraude electoral en Venezuela’

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Testamento del cautivo

Jorge Olivera Castillo

                  La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario.

0 comentario Leer más
  Julio Antonio Molinete

Resolución

Julio Antonio Molinete

                  me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en

0 comentario Leer más
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

2 comentarios Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami