Neo Club Press Miami FL

Vista larga: El cambio de actitud

Vista larga: El cambio de actitud

Vista larga: El cambio de actitud
noviembre 30
03:11 2015

 

Comienza diciembre. Las fiestas de fin de año, Navidades, Año Nuevo –incluyo el Festival Vista–, son un buen momento para reflexionar y proponernos cambios favorecedores. No hay que olvidar que el cambio, la evolución, o comienzan en nosotros mismos o simplemente nunca suceden.

Proponerse o desearse un próspero 2016 no basta. Hay que conquistarlo, hacerlo posible. Y el primer paso pasa por verificar cambios en nosotros mismos, en la perspectiva desde la que asumimos el mundo, las siempre complejas relaciones humanas. El cambio tiene que ser interior, comenzar en nosotros para, a partir de ello, esperar (o provocar) cambios en los demás, en nuestro entorno. Es imposible que quejándonos siempre de lo mismo, o de los mismos –los otros, invariablemente aquellos–, culpando a los demás de nuestros errores y prejuicios, podamos inducir cambios significativos. Lo primero es lo primero.

No te quejes de que la gente, o ciertas personas, no te prestan atención. Pregúntate por qué. No lamentes que tu jefe, o tus jefes, te sermoneen continuamente. Pregúntate por qué. No llores el evidente alejamiento de ciertos seres queridos, amigos o familiares. Pregúntate por qué. No puede ser siempre, invariablemente, que la otra persona esté equivocada y tú, solo tú, tengas la razón. Algo en tu actitud, en tu perspectiva, debe ser ajustado.

No siempre la gente se aleja del desgraciado por la desgracia puntual en sí, por la última anécdota desgraciada de la que es centro, sino por su actitud propensa a atraer, y regodearse en, la desgracia y el conflicto. El espíritu negativo atrae situaciones negativas como un imán. Toda persona o situación tienen un aspecto o costado positivo, pero si te concentras solo en el negativo, en sus defectos, no puedes esperar que esa energía no rebote y regrese a ti en forma de conflicto o desgracia. Ya deja de hablar mal de los demás y verás que, como por encanto, los demás comienzan a aceptarte nuevamente, y hasta a apoyarte. No esperes que te den un lugar si no eres capaz de darlo.

Alguna vez fuiste, o muy esporádicamente eres, una persona cordial, pródiga, divertida. Regresa a ese estadio y privilégialo. Entiende que las personas no se alejan de ti porque se niegan per se a darte apoyo en tu desgracia, sino porque eres tú quien atraes la desgracia con tu comportamiento abusivo, quejoso. El común de los mortales huye como de la muerte de la gente amargada, acomplejada, conflictiva, violenta, impositiva, quejumbrosa, negadora, bretera. “Eso se pega”, dicen, sienten, reflexionan. No es que no sean solidarios, es que la solidaridad es un sentimiento y tú les provocas el contrario con tu permanente actitud problemática.

Ojalá no leas esto como un sermón al uso y te resulte útil. A mí me resultó útil escribirlo. Feliz cambio y próspero año nuevo. Hasta el Vista, baby.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami