Neo Club Press Miami FL

Wisconsin contra los sindicatos del privilegio

Wisconsin contra los sindicatos del privilegio

marzo 13
04:53 2011

009988pEn Cuba les llamaban botelleros. Funcionarios públicos que remoloneaban y cobraban salarios a costa de los contribuyentes. Tenían una “botella”. Más o menos lo mismo que defienden en Wisconsin los trabajadores del sector público desde hace un mes, aunque estos seguramente trabajan un poco más: poder negociar colectivamente sus privilegios, defender sus botellas.

Lo hemos visto en Miami. Los salarios inflados de la burocracia y los empleados públicos encareciendo el costo de la vida, traduciéndose en alzas de impuestos. El poder omnímodo de los sindicatos de funcionarios, que pretenden el dinero de los contribuyentes: nuestro dinero. Muchos de ellos se retiran con beneficios mensuales que el empleado común ni siquiera gana anualmente trabajando duro en el sector privado.

Decenas de miles de ellos, y sus amiguitos, marcharon este sábado en Wisconsin contra la propuesta aprobada del gobernador republicano Scott Walker, quien busca reducir el abultado déficit presupuestario del Estado y ya de paso liberar parcialmente a la población y los empleados públicos del parasitismo sindical. Se manifestaron contra la disposición que prohíbe a los trabajadores del gobierno negociar colectivamente aumentos salariales más allá de la tasa de inflación –los salarios de por sí ya son astronómicos, y pagados por nosotros–, a menos que sea aprobado por un referendo. Y es que pretenden preservar “el conducto directo que los sindicatos gubernamentales tienen sobre el dinero de nuestros impuestos”, como afirma Conn Carroll en artículo publicado por Libertad Digital.

“Denegar a los sindicatos gubernamentales el poder de la negociación colectiva no es un asalto contra todos los sindicatos”, dice Carroll. Y cita a todo un símbolo progresista, nada menos que al presidente Franklin Delano Roosevelt, quien afirmó en 1937: “Todos los funcionarios tienen que darse cuenta de que el proceso de negociación colectiva, como se suele entender, no se puede trasladar al servicio público. El empleador es el pueblo en su conjunto que habla por medio de las leyes promulgadas por sus representantes en el Congreso”. Por eso, cierra el articulista, “los sindicatos del sector privado están regulados por la Ley Nacional de Relaciones Laborales, pero a los sindicatos de funcionarios los regulan los Estados”.  

La propuesta del gobernador Walker, aprobada este viernes por la mayoría republicana de la Cámara Baja de Wisconsin, y contra la que se estrella desde hace días la izquierda estadounidense:

-permite que las cuotas de pago de afiliación sean voluntarias

-permite a los trabajadores públicos abandonar el sindicato sin perder su puestos de trabajo

-obliga a los sindicatos a demostrar que cuentan con el respaldo de sus miembros mediante el voto secreto anual de los mismos

-impide a los gobiernos recaudar las cuotas sindicales a través de sus sistemas de pago de nóminas

Entre otras medidas que otorgan más libertad al trabajador, más respeto a los contribuyentes –a usted, que lee este artículo– y vuelven al país más competitivo a nivel internacional. La mafia sindical es un lastre insoportable en el sector público, y encima nos saca el dinero del bolsillo impunemente.

Tras la aprobación de su ante-proyecto, el gobernador Walker ha sido ilustrativo: “Con esta nueva ley nos aseguramos de que Wisconsin tenga un ecosistema empresarial que permitirá crear 250.000 nuevos puestos de trabajo”. Pero, al parecer, la batalla contra los sindicatos del privilegio apenas comienza, y promete ser muy dura.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami