Neo Club Press Miami FL

Ya no nos queremos

 Lo último
  • El presentador A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver...
  • Brahmán de La Habana No pude salvar al mundo con el comunismo. Tampoco pude salvar a mi familia de las consecuencias que me trajo haber querido salvar al mundo con el comunismo. Entonces me...
  • Los peces no bailan rumba Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus...
  • El dulce del frasco ¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del...
  • Jim Hace muchos años tuve un amigo que se llamaba Jim y desde entonces nunca he vuelto a ver a un norteamericano más triste. Desesperados he visto muchos. Tristes, como Jim,...

Ya no nos queremos

Ya no nos queremos
julio 02
12:03 2016

 

Ya no nos queremos, hace meses que no nos hablamos; apenas nos miramos. Yo ya no tengo palabras para seguir alimentando esta unión de dos seres que nunca han tenido nada en común para ser una pareja. Nada de nada. Somos el vinagre y el aceite: dos polos opuestos. La culpa fue mía. Me dejé llevar por la oscuridad de una noche de febrero. Fue así como todo comenzó: a oscuras. Aunque no he dejado de pensar que lo nuestro no comenzó ayer, diez años atrás, o el siglo pasado. En realidad nunca logramos tocar tierra firme entre los dos. Emprendimos la búsqueda de justificaciones para mantenernos unidos. Otras veces acordamos hacer esto y lo otro diferente a ver si llegábamos a un punto común. En otras palabras, usamos la fuerza bruta para seguir juntos. Hoy me doy cuenta de que quisimos formar un tipo de relación imposible, algo artificial que pudiera pegar eso mío con lo otro -lo que no tiene nombre, lo irrealizable-, pero fue todo en vano.

Empezando porque nuestros cuerpos eran totalmente diferentes. Yo siempre he sido bien espigado, voluble, casi resbaladizo, con una consistencia fluida de pies a cabeza. Mis brazos son largos y las piernas mucho más. Tengo el pelo largo y sedoso y abundante y una boca en forma de gota de agua que logra vocalizar el ritmo de la marea en la madrugada. Mi amante es todo lo contrario. Tiene un cuerpo descomunal, gordo, simétrico y duro. Piernas rígidas y manos como concreto de pesadas. Se mueve con poca agilidad. Yo, al contrario, soy como un pájaro cuando alza el vuelo. La noche que nos conocimos, en realidad no logramos estudiar nuestros conjuntos respectivos, y mucho menos los métodos. Por ejemplo: mi amante le encanta la sangre de los caballos. A mí, al contrario, me da asco la sangre, sea de quien sea: soy un devoto a comer paredes y murallas; mi comida favorita.

Los muros viejos con musgos y cadáveres de insectos son mis preferidos. Ahí me pueden ver por horas dando diente a esa masa compacta que tanto me ha hecho reflexionar en la vida. Mi amante, no. Era más la intriga secreta que la verdadera acción. Les explico. Me decía siempre: amor mío, el día menos pensado dejo de beber sangre y me dedico a comer paredes viejas como tú. Nunca llegó a cumplir su palabra. Trató, pero no lo suficiente. Lo más que llegó a comer una tarde fue un poco de cemento suave, de ese que todavía no se ha secado. Yo le miraba con miedo: cemento que no está seco. Y entre sus palabras y mis pensamientos caía siempre el espejismo de una verdad mentirosa. No lo hará nunca, me dije una y otra vez. Me mira con mucho misterio. Anda buscando otra cosa que no tiene nada que ver con nuestra relación. Tratamos muchos años de sobrellevar esta agonía, pero al final comprendimos que hubiese sido una fatalidad el seguir viviendo juntos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Félix Rizo

Félix Rizo

Félix Rizo Morgan nació en Matanzas, Cuba, y reside en los Estados Unidos desde 1967. Curso estudios de Ciencia y Magisterio y obtuvo una Maestría en Educación en St. Peter's College. En 1989 ganó el premio Dos Ríos por su ensayo "Cuando cabalgan los tigres", un estudio sobre las dictaduras latinoamericanas. Ha publicado el libro de cuentos "De mujeres y perros" y la novela "El mundo sin Clara". Cuentos, poemas y ensayos suyos han aparecido en diferentes publicaciones de Estados Unidos y América Latina. Cuenta también con una obra dramatúrgica inédita.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Amor y odios

Alexis Rosendo Fernández

                  Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del sacrosanto perdón y la úvula abierta pariendo la magia de

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami