Neo Club Press Miami FL

Zombis en Cuba, los túneles de La Habana

Zombis en Cuba, los túneles de La Habana

Zombis en Cuba, los túneles de La Habana
mayo 01
16:57 2014

La clave pasa por vivir la vida para transformarla en un ámbito de riqueza humana, que incluso cuando es una solución individual tiene mucho que ver con la otredad. En verdad, los túneles de La Habana no son sino las horadaciones que el sistema castrista, ese colectivo ego castrista, ha infligido a muchos cubanos. Ese mito de Fausto ha perforado el intelecto y las almas de los cubanos hasta convertir su intimidad en un conglomerado de atrocidades, de aberraciones que sólo dan al isleño en la Isla –a los débiles fundamentalmente– la probabilidad de devorarse a sí mismo en su afán de sobrevivir a toda costa.

Una letal paradoja, porque el cubano como tal, como identidad, no ha podido encontrarse a sí mismo, como hubiera querido Hermann Hesse en El juego de abalorios, o en El lobo estepario.

Muchos cubanos –no todos, por supuesto– han devenido en zombis, en recipientes vacíos que buscan la posibilidad de acomodarse en ese oscuro y largo túnel en el que se encuentran encerrados. El laberinto del Minotauro, que es otro de los mitos que podría darse en la novela Ojos de Godo rojo, aquí está lleno de seres que se han desarmado y desalmado para facilitarle la existencia a ese monstruo godiano, sempiterno en su perdurabilidad en el inconsciente de todos. Y es así no porque queramos, sino porque se nos ha metido en el inconsciente en tantos y tantos años de avatares corporales y mentales.

En realidad, creo que nada más la lucha interior, la búsqueda profunda de los malos y buenos sentimientos que nos hayan inoculado –en muchos casos hemos permitido que así sea–, la lucha por descubrir y sacar a flote nuestros defectos, es lo que nos va a ayudar a redimirnos, y en última instancia a salvarnos como seres humanos. A encontrar aunque sea un camino nuevo que al menos nos proponga la esperanza de poder llegar a ser lo que debemos ser, sin pretensionismo alguno, con la imperiosa humildad que nos hace falta para ser grandes.

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: